Un garaje sin puertas no es lo mismo

Cuando mi actual dueño fue a conversar con Pedro (mi dueño anterior) sobre los detalles para llevarme a vivir a su casa, muchas ideas sobre mi futuro pasaron por mi cabeza. Yo no lo estaba pasando bien, Pedro no se preocupaba por mi salud y no me llevaba a una consulta desde hacía años, y además me hacía pasar inviernos muy duros en la calle.

El acuerdo llegó y Juan (mi nuevo dueño), me llevó andando a mi nuevo domicilio en el cual me encontré con una hermosa primera sorpresa, dormiría en una habitación especial para mí, protegido de la lluvia y del frío, con una entrada de Puertas Garaje automatizada.

Si bien Juan encontró que mi estado de salud no era el ideal, consideró que mis problemas de carburación y de circulación se podían solucionar realizando una inspección técnica de vehículos a fondo y, cambiando las piezas u órganos podía recuperar mi salud.

puertas garaje

Y estaba en lo cierto, cuando concertó una cita en la ITV de Madrid y me vieron los técnicos especializados, salió con una lista considerable de medicamentos y terapia que debía aplicar para que mi estado de funcionamiento y mi marcha se volviera suave y serena.

Muchas veces me sentí sobrepasado en llevar a cabo las tareas que me pedía mi antiguo dueño Pedro, cuando me pedía que frenara en un recorrido pequeño y mis capacidades de reacción rápida estaban afectadas por desgastes graves de mis piezas; pero a pesar de los malos resultados, la falta de importancia que me tenía, no me llevaba un profesional para que solucionara estas cosas.

Pero lo que más me afectaba era congelarme en las noches de invierno en la calle y así, medio dormido y muerto de frío, ponerme en marcha cuando apurado por el tiempo, Pedro, conectaba el arranque y las bielas y cilindros de mi motor tenía que girar a revoluciones altas.

Ahora con mi nuevo dueño, tengo un espacio confortable con una entrada automatizada, que me permite descansar plácidamente y me aísla del clima exterior, lo que sumado a un constante mantenimiento de mis piezas, puedo estar contento en poder darle un buen servicio a mi dueño como forma de agradecerle su preocupación por mantenerme con buena salud.

Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un garaje sin puertas no es lo mismo

  1. Alonso Puertas dijo:

    Sobre todo en invierno los coches agradecen un montón el dormir en garajes, en esta época hace muchísimo frio y los motores se resienten, por no hablar de lo molesto que es tener que rascar el parabrisas cuando hiela.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *