Una inspección con pocas luces

Psé, lo sé, como título deja bastante que desear, pero no se me ocurría nada mejor para hablaros de la iluminación de nuestro vehículo y los requerimientos que plantea la inspección técnica de vehículos. Para lo que hay que tener pocas luces es para ir a pasar la ITV sin que funcione un piloto, pero en fin. Otro episodio dentro de la serie de nimiedades que nos pueden costar un disgusto.

Empezamos con las luces de cruce y carretera, de las que nuestro vehículo (siempre hablamos de un turismo) debe estar provisto con dos y dos o cuatro unidades respectivamente. La luz que emitan debe ser blanca; sólo los matriculados antes del 99 pueden permitirse aquellas molonas luces amarillo selectivo. El inspector controlará un montón de cosas, en definitiva comprobando que todo vaya correctamente, incluyendo la orientación e intensidad de la luz.

No sé si esa luz estará homologada...

No sé si esa luz estará homologada…

Luces de emergencia, intermitentes, de marcha atrás (desde el 99 también; año duro para las luces), de interior, incluso la luz de la matrícula deben ser recibir el visto bueno del inspector una vez superada su revisión. En general siempre se mira lo mismo: número, funcionamiento, posición, homologación, estado y color de la luz. Por cierto, el color del intermitente es amarillo auto. Que lo sepas.

Espero que no te toque un inspector iluminao de esos que…

Las luces de freno y de posición ya son otro cantar. En estos casos, los inspectores prestan más atención y se muestran más estrictos, vigilando la perfecta visibilidad de los dispositivos de iluminación y castigando gravemente cuestiones como, en el caso de la luz de frenado, una luminosidad insuficiente que no la distinga de las luces de posición; en el caso de la luz de posición, que se ilumine también el cuadro de mandos.

Las antiniebla son otro punto importante en cuanto a la iluminación exterior se refiere. Es obligatoria desde el 99 al menos una (colocada del centro hacia la izquierda) luz trasera roja y opcionales (que no obligatorias) las dos delanteras; aquí se permite ese amarillo selectivo vintage que tanto me gusta. Me maravilla que pueda ir sin antinieblas por la vida, pero si pongo una bombilla amarilla en mi matrícula me endiñen un defecto grave…

Si llevamos algo mal en las luces, como que una no se encienda, o que el testigo del cuadro de mandos falle, o que no estén homologadas etc. tenemos bastantes papeletas de llevarnos para casa un defecto grave. Las luces son un elemento muy sensible de la circulación, y es lógico que deba insistirse en su perfecto funcionamiento. Aunque a veces el celo profesional pueda superar al sentido común.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.