Cómo cambiar una rueda en 5 pasos

Seguro que muchos de nosotros hemos tenido que enfrentarnos alguna vez a uno de los problemas más comunes de nuestra sociedad desde que tenemos uso de razón, que se nos pinche una rueda de nuestro coche.

A la gran mayoría de nosotros se nos ha presentado este imprevisto en algún momento cuando salíamos de viaje o bien cuando íbamos a trabajar, presentándose el pinchazo el el momento más inoportuno y haciéndonos llegar tarde a nuestras reuniones y citas importantes.

Llegados a este punto, un gran porcentaje de personas se ven con este gran problema que no saben como resolver por sí mismo, por lo que suelen llamar a la grúa del seguro para que lo solucionen. Pero esto no sería necesario si aprendiésemos algunos truquillos básicos para aprender a cambiar la rueda de nuestro coche, algo que nos ahorraría mucho tiempo y muchos disgustos.

Cambiar una rueda de la manera más sencilla

  1. Lo primero que debemos hacer para cambiar nuestra rueda pinchada es colocar el gato, que encontraremos bajo la rueda de repuesto, y elevar el coche. Para saber donde debemos colocarlo, podemos mirar las instrucciones de nuestro coche.
  2. El gato lo podremos encontrar bajo la rueda de repuesto, en la parte interior de neutro maletero. Es necesario que lo coloquemos correctamente y en una zona plana para facilitar la elevación de nuestro vehículo.descarga
  3. Una vez que hemos elevado un poco el coche y la rueda pinchada, aflojamos un poco (pero no del todo) los tornillos que sujetan la rueda pinchada con la llave. Una vez que los hayamos aflojado un poco, volvemos a elevar el coche con la ayuda del agato hasta que esté la rueda a unos 15 cm por encima del suelo.
  4. Aflojamos del todo los tornillos, los sacamos y quitamos la rueda en mal estado. Colocamos la rueda nueva en el lugar donde estaba la rueda pinchada y empezamos a colocar los tornillos. Tenemos que colocarlos en la orientación correcta y apretarlos todos por igual para que la rueda quede equilibrada.
  5. Una vez colocados y equilibrados los tornillos, accionamos el gato para bajar el coche hasta que la rueda toque por completo el suelo. Cuando la rueda esté totalmente en el suelo, quitamos el gato y apretamos los tornillos con fuerza para que la rueda queda bien segura.
Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.