Consejos para un buen mantenimiento de tu coche

Tener el coche en buen estado se traduce en varios aspectos muy positivos. Por supuesto, uno de ellos guarda relación con pasar la ITV a la primera, sin ningún tipo de impedimento. A su vez, sabes que todos los desplazamientos serán realizados bajo condiciones óptimas de seguridad. ¿Tú también le das a este último aspecto la importancia que merece?

Independientemente de si quieres mantenerlo en un estado óptimo con tal de aumentar el nivel de seguridad al circular por las carreteras, preservar su valor en la medida de lo posible, lograr que te dure más o conseguir cualquier otro objetivo, el mismo podrá ser logrado si pones en práctica estos consejos.

Contar con el seguro de coche adecuado

Parece obvio, pero contratar el seguro de coche que más se adapte al uso y necesidades de cada vehículo puede contribuir a mantener tu coche en el mejor estado posible, ya que con las coberturas adecuadas, siempre tendrás asistencia y reparaciones para cualquier imprevisto. ¡Descubre las diferentes opciones de pólizas de seguros para coches que existen en el mercado y escoge la que mejor se adapte!

Claves para aparcar en el exterior

Siempre es recomendable aparcar en instalaciones interiores, pero no todos los conductores tienen acceso a ellas. En ese caso deberás recurrir a aparcar en el exterior, lo cual puede traducirse en numerosos aspectos negativos para tu coche en lo referente al mantenimiento.

Para evitarlos, asegúrate de no dejarlo a pleno sol, especialmente en la estación veraniega. Además, es fundamental que te tomes tu tiempo para aparcar con tal de dejar el coche a una razonable distancia respecto al resto de vehículos estacionados. Así reducirás las probabilidades de que se produzcan pequeños golpes.

Circula sin dañar los amortiguadores

Es habitual que los conductores procuren circular de tal manera que el embrague no sea dañado. Sin embargo, otra parte esencial de sus automóviles suele ser olvidada y también puede sufrir las  consecuencias de un mal mantenimiento. Efectivamente, nos referimos a los amortiguadores.

Para que sufran lo menos posible es importante no llevar una excesiva carga. Presta atención a los kilogramos que suman todos los ocupantes y, en caso de que la cifra sea considerable, intenta llevar el maletero sin una gran cantidad de elementos que supongan aumentar más si cabe el peso global.

Por otra parte, cuando veas baches en las carreteras reduce la velocidad. Exactamente lo mismo debe ser realizado en caso de pasar por bádenes. Son necesarios en las ciudades y hay que adaptarse a ellos, así que no vayas a más de 20 kilómetros por hora cuando pases por encima.

Asegúrate de apagar toda la electrónica

Afortunadamente hoy en día no es demasiado habitual quedarse sin batería con los coches que se comercializan, puesto que cuentan con sistemas que están pensados para desconectar automáticamente la electrónica o avisarte sonoramente de que la misma se encuentra encendida.

Sin embargo, si tu coche ya tiene unos cuantos años a sus espaldas es muy probable que en alguna ocasión te acabes olvidando de las luces de posición o de cualquier otro sistema que va consumiendo energía a pesar de que el coche está apagado.

Es fundamental evitarlo, ya que en este caso la carga de la batería llegará a cero. Sí, el problema puede solucionarse simplemente con las típicas pinzas y circulando un rato para que vuelva a obtener la capacidad necesaria, pero la vida útil del conjunto se habrá reducido drásticamente.

Revisa todos los filtros y la presión de los neumáticos

Son numerosos los aspectos por los que adquieren importancia las revisiones anuales, debiendo acudir a ellas independientemente de si el coche está o no en garantía. Unos de los más importantes guardan relación no solo con los filtros, sino también con los neumáticos.

El aire y el aceite han de ser revisados regularmente, puesto que producen un desgaste que puede ser bastante perjudicial si no se detecta a tiempo algún tipo de imperfección. Exactamente lo mismo sucede con los neumáticos, los cuales podrían acabar pinchando si no circulas con la presión adecuada.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.