El tuning y la ITV

Son muchos los conductores a los que les gusta modificar su coche para que parezca otro. Con eso, lo que hacen es imprimir de personalidad el vehículo, hacerlo único y en muchos casos se convierte en una chulada excepcional, pero eso tiene un peligro y es que no pase después la ITV.

Cualquier alteración que hagamos a nuestro vehículo debe ser homologada por los fabricantes para no llevarnos un chasco en la inspección que se lleva a cavo en nuestro vehículo y no solo eso, estos cambios en la estructura del coche deben ser los adecuados para poder incluso circular por las carreteras.

coche

Un gran gasto en dinero y tiempo

Si eres un amante del tuning ya conocerás esto, pero si estas pensando iniciarte tienes que tener en cuenta que vas a tener que desembolsar una gran cantidad de dinero no solo por las piezas nuevas que pongas a tu vehículo sino también por los permisos para que todo sea legal y homologado. Por eso, no debes tomarlo como un capricho pasajero e informarte primero de lo que supone tunear un coche.

Lo más caro será sin ninguna duda conseguir que las alteraciones que has efectuado sean homologadas. El precio irá en función de lo que hayas reformado y de cuantas reformas hayas hecho pero pueden llegar a ser varios miles de euros. Cada nuevo accesorio o cambio supone que tengas una nueva revisión de la ITV y cada una de ellas son casi 100 euros.

La ley de 2011

La normativa de la ley del tuning de 2011 sustituía a un Real Decreto de 1998 sobre estas prácticas. Lo que se pretendía con la ley era conseguir una mayor seguridad a la hora de conducir esos vehículos y en su salida por carreteras y ciudades.

Pero las modificaciones en los vehículos no solo dependen del gusto por el tuning sino que muchas veces es necesario cambiar cosas en el vehículo para poder desarrollar alguna actividad laboral. Para eso si se da algo más de manga ancha en la ley.

En lo que coinciden muchos conductores y tuneadores es en que cada vez es más duro pasar el examen de la inspección con alguna reforma, ya sea pequeña o grande, y va siendo hora de que se normalice y se estandarice una práctica tan extendida.

 

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.