Los frenos: no esperemos a que nos rechacen en la ITV

Uno de los defectos más peligrosos y con el que, naturalmente, no pasaremos la ITV de ningún modo, es el que se refiere a los frenos en mal estado, defectuosos o, directamente averiados. Con una serie de instrucciones muy sencillas podremos detectar cualquier problema en los frenos antes de que tengan que hacerlo en la estación y, lo que es infinitamente más importante, antes de que suframos un accidente.

Se trata, básicamente, de prestar atención a las reacciones del coche cuando pisamos el pedal de freno. Cuando, en la autoescuela, nos decían que debemos conducir usando los cinco sentidos, se referían también a esto.

frenos

Uno de los signos más claros de que algo no está del todo bien en los frenos nos llega a través del oído: si cuando pisamos el pedal los frenos chirrían de manera ostensible, debemos sospechar que las pastillas o discos de freno están desgastados. Agucemos, pues, el oído y cambiemos estas  piezas si se da la señal. Puede pasar que, recién repuestas, los frenos sigan chirriando. Tranquilo. Es normal durante unos cuantos días.

Ha de ser firme y frenar durante todo su recorrido.

Otra mala señal es la que nos llega a través del “tacto” del freno. La sensación del pedal cuando lo  presionemos ha de ser que transmite firmeza. Ha de mantenerse la impresión durante todo su recorrido e ir frenando paulatinamente según se va bajando el pie. Un freno blando o “esponjoso” es sinónimo de problemas.

Más signos ante los que debemos estar alerta: el “pulling”, que consiste en un vaivén más o menos ligero al frenar. Veremos o sentiremos un leve zigzag en el coche al frenar (se va alternativamente a la derecha y a la izquierda). Es muy probable que esto se deba a que las pastillas están desgastadas, defectuosas o son de baja calidad. Debes cambiarlas cuanto antes.

Pérdida de capacidad de frenado

Una última advertencia del coche y que, por ser gradual, son muchos los que no la notan: la pérdida de frenado. Las pastillas desgastadas o de baja calidad pueden ir perdiendo capacidad de retención a lo largo de una frenada larga o exigente debido a que el material pierde su propiedades a causa del recalentamiento.

Una señal de que este problema está comenzando a darse es que, para frenar igual, hemos de pisar más el pedal. Llegado al final del recorrido del freno, será cuando se haga más evidente el  problema, aumente la distancia de frenado y nos estemos jugando la vida.

Estos son los principales defectos que pueden darse en una parte del coche absolutamente básica para nuestra seguridad. No esperemos a que nos rechacen el vehículo en la ITV y revisemos el automóvil cuantas veces sea preciso. Si no es por tu vida, que sea por la de quienes te acompañan o por una familia que viene en sentido contrario y que no tiene culpa de nada.

Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Los frenos: no esperemos a que nos rechacen en la ITV

  1. Rafael dijo:

    Hola. Quisiera exponer una duda:
    Si un vehículo frena a la perfección, no pierfe líquido ni chirría, te pueden tumbar la ITV por que “deberias cambiar las pastillas de freno por que estan gastadas y ya toca”?
    Es el freno delantero de una moto. Por mi propio interés las cambiaré en breve pero ahora no puedo. Alguien me puede asesorar?
    Muchas gracias por adelantado.

  2. Richardrige dijo:

    solo decir que me gustaaa itv.com.es y todo gracia a google

  3. Richardrige dijo:

    solo decir que me gustaaa itv.com.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *