Cómo cambiar el color del coche: requisitos y cuánto cuesta

Al comprar un coche nuevo seguro que pasaste un buen rato debatiendo el color. Claro, oscuro, un color fuerte, un color chillón que ayude a identificarlo… Pero los gustos cambian, puede que ese color que entonces te gustaba tanto ya no te convenza y decidas pintar el coche de otro color. Por si fuera poco, cualquier arañazo o rascada puede invitarte a cambiar el color del coche, lo mismo que si lo compraste de segunda mano y el tono jamás te gustó. Sin embargo, el cambio de color despierta varias dudas entre los usuarios.

Dudas sobre cambiar el color del coche

¿Puedo cambiar el color de mi coche? Sí, eso está claro. ¿Supondrá un problema cuando vaya a pasar la ITV? Si lo haces bien, no tiene por qué suponer ningún problema pero es importante que tomes las medidas necesarias para ello. ¿Cuánto cuesta cambiar el color de un coche? Ahí ya entran en juego factores tan diversos como dónde hagas el cambio de color, quién te lo haga, la calidad de los materiales que utilices… A todas estas preguntas vamos a intentar responder a continuación.

Cambiar el color del coche de cara a la ITV

Hay una leyenda urbana según la cual cambiar el color del coche es un defecto grave en la ITV, que nos impedirá obtener un resultado favorable en la inspección. Nada más lejos de la realidad, el cambio de color del coche no es ningún defecto en la ITV, perfectamente podrás superar la inspección aunque le hayas cambiado el color al vehículo. Eso sí, deberías notificar el cambio de color a la DGT, ya que es una información que aparece en el permiso de circulación y debería coincidir con el color del coche.

Tráfico cuenta cada vez con más datos sobre nuestros vehículos por si nos vemos involucrados en un accidente, y desde hace unos años sus datos empezaron a incluir el color de los vehículos. También deberías notificar el cambio de color del coche al seguro, ya que algunas aseguradoras varían sus tarifas según el color del vehículo. Hay estadísticas que revelan los colores con más o con menos probabilidades de sufrir un accidente, de ahí que el color del coche también determine el precio del seguro.

Cuánto cuesta cambiar el color del coche

Por suerte tenemos a nuestra disposición una gran cantidad de pinturas de diferente tipo y calidad. A la hora de pedir presupuesto puede que encuentres talleres en los que te pintarán el coche entero por unos 600€. Puede parecer muy barato -de hecho lo es-, pero no te asegura ni la calidad que buscas ni el mejor resultado. Por ese precio pronto aparecerán los problemas. A partir de 1.000€ ya puedes conseguir resultados interesantes, aunque los mejores resultados suelen conseguirse invirtiendo entre 1.400 y 2.000€ en pintar el coche.

Pero más allá de la calidad de la pintura que se utilice, el desempeño del pintor y cómo afronte el trabajo son claves en el resultado. Al principio hablábamos de los arañazos que tienen muchos coches. Por mucho cuidado que tengas con tu vehículo, su aparición es casi inevitable y a la hora de pintar el coche hay que aplicar masilla para recubrir estas imperfecciones y conseguir el mejor resultado. De lo contrario habrá imperfecciones en la carrocería.

Otro detalle importante es que, para conseguir un resultado perfecto, el pintor debería desmontar las piezas exteriores del coche para eliminar cualquier rastro del color antiguo. Esta operación incluye las manetas, las cerraduras, lo parachoques, los pilotos o las gomas; y es trabajo extra. En este sentido, el trabajo de plancha y pintura también es imprescindible para eliminar los restos de pintura del color anterior del compartimento del motor o de los montantes.

Mejor pintura para cambiar el coche de color

Hay decenas de pinturas acrílicas para coche, aunque cada taller utiliza una en concreto. Si además de cambiarle el color quieres que se vea de diferente tono según el contacto con la luz puedes elegir un sistema bicapa o tricapa, que incluya una capa base, barniz o una capa de efecto que le dará ese tono especial al vehículo. La gran alternativa a las acrílicas es la pintura vinílica, que también ofrece muy buenos resultados y cada vez es más popular. Otra opción es forrar el coche, o partes del vehículo, con vinilo.

Algo parecido a la pintura de vinilo, que además está causando furor entre los aficionados al tuning en Estados Unidos, es un producto llamado Plasti-Dip. Es una pintura líquida que al secarse se parece a la goma, y se puede retirar fácilmente, como el vinilo o los adhesivos. Más allá de los coches, se utiliza en electrónica, en la industria o en decoración, y además de permitirte cambiar el color del coche mejora el aislamiento del vehículo, protegiéndolo del agua, la humedad, la electricidad, los golpes o las rayaduras.

Esta entrada fue publicada en Consejos, En profundidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *