Cómo saber que las piezas de su coche están homologadas

Muchas personas se ven en la obligación de cambiar las piezas de su vehículo y, dada la antigüedad de las mismas o las peculiaridades del modelo en concreto, acaban recurriendo a su compra por Internet.

Lo mismo ocurre con los fanáticos del tuning o tuneo de coches, que olvidan en demasiadas ocasiones que sus coches, al igual que el resto, deben pasar la ITV y luego se llevan un disgusto ya que han realizado cambios de importancia en las características del vehículo según lo estipulado en el RD 866/2010.

Homologaciónpiezas-homologadas

En materia de homologación, los fabricantes y distribuidores que pueden darnos una garantía total de que sus piezas son homologables al 100% son los europeos, ya sean particulares, empresas de subastas o de desguaces. Ésto no quiere decir que los que no son europeos no sean homologables, sino que las posibilidades de que no lo sean, es mayor.

Una pieza homologada deberá venir con una documentación que acredite que su uso es legal en España y que ha sido probada en un modelo de coche como el nuestro.

El certificado de homologación de piezas contiene una descripción minuciosa, datos y requisitos precisos para montar la pieza en el coche de modo seguro, entre ellos el tipo de automóvil y un número de pieza que debe coincidir con el de la pieza adosada. Esta descripción minuciosa y el número de pieza asegurarán que no se empleará en un automóvil distinto o que la pieza no se corresponde con la que debe ir en ese vehículo.

Tenga cuidado con los números de piezas falsificados; un certificado de homologación de piezas no es sólo un documento para pasar la ITV, sino una prueba de que esa pieza ha sido inspeccionada para verificar que es segura.

No sólo arriesgará su vida, seguridad y la de los otros, sino que se expondrá a una multa en el improbable caso de que pase la ITV ya que nada obsta que la policía detecte posteriormente que la pieza no es correcta y proceda a la inmovilización del vehículo y posible denuncia a solucionar en el ámbito jurídico penal. Por no olvidar que en caso de accidente puede llegar a anular la cobertura del seguro.

Finalmente, ante la duda siempre puede ponerse en contacto con el fabricante para que le envíe la documentación que acredite que la pieza ha sido sometida a todas las pruebas necesarias y está homologada para ser utilizada en España

Esta entrada fue publicada en Consejos y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.