Consejos para mantener los neumáticos en perfecto estado

Como indicábamos el otro día, los neumáticos sufren un severo desgaste en la época estival debido a las altas temperaturas que alcanza el asfalto y al peso extra que deben soportar en los desplazamientos vacacionales ya que tendemos a cargar el coche en exceso. Por ello aumentan las averías por fallos en los neumáticos que a veces provocan graves accidentes de tráfico.
Hay una serie de factores que aumentan el desgaste de los neumáticos según la DGT:
La forma de conducir:
La conducción agresiva (aceleraciones, frenazos, etc)
La Velocidad: a 120 km/h se desgasta el doble que a 70 km/h
Los golpes, rozaduras, baches, piedras, etc.
El mal estado del vehículo:
Dirección desalineada.
Frenos mal reglados.
Ruedas desequilibradas (además suelen desgastarse antes las ruedas motrices)
Amortiguadores en mal estado.
Otros
Exceso de carga y mala colocación.
Estado del pavimento
El asfalto muy caliente en verano.

Importancia del buen estado de los neumáticos

Parece que a veces olvidamos que son el único punto de contacto del coche con la carretera , absorbiendo los obstáculos; por ello, es esencial mantenerlos en perfecto estado. Michelín ha elaborado una lista de recomendaciones de seguridad para mantener más tiempo la calidad y prestaciones de los neumáticos y así garantizar la seguridad y la movilidad.

1ºElección del neumático

El neumático es, como hemos dicho, el pie del coche, lo que le mantiene en contacto con la carretera. Soportan en una pequeña superficie el peso de un vehículo que supera hasta 50 veces el suyo y deben responder a la perfección a las órdenes dadas durante la conducción: aceleración, frenada y dirección.

2ºDesgaste y profundidad del neumático

Hay que comprobar regularmente la profundidad del dibujo y cambiarlos cuando superen el límite legal establecido: 1.6 mm. Los dibujos son, en realidad, canales que evacuan el agua evitando el aquaplaning que se producirá si la superficie es lisa. El dibujo también permite el agarre en la carretera en caso de tierra, piedrecitas y lodo, garantizando la adherencia durante la conducción.

3ºPresión del inflado

Debe comprobarse cada quince días aproximadamente y en frío (es decir, que no hayan circulado más de 4 kilómetros a baja velocidad), utilizando un manómetro en buen estado. Deben tener la presión indicada por el fabricante; ésta suele encontrarse en el manual de usuario del vehículo, en el lateral de la puerta al lado del asiento del conductor o en el interior de la trampilla del depósito del carburante. No es la presión que aparece en el neumático: ésta indica la máxima que soporta ese en concreto.

¿Qué ocurre si la presión no es la correcta?

Si es inferior los flancos se calientan en exceso y se deforman con mayor rapidez; disminuye la adherencia aumentando el riesgo de aquaplaning; aumenta el riesgo de reventón; se desgastan más rápido los bordes de la banda de rodadura lo que provocará que pierda estabilidad y aumente el consumo de carburante.

Si es superior disminuye la zona de contacto con el suelo y, por ello, la adherencia; se desgastan más deprisa por el centro;no absorbe las irregularidades por lo que vibra y deteriora la suspensión.

Si es distinta en cada rueda el coche tenderá a irse hacia el lado de la rueda más desinflada y la frenada será irregular así como el agarre, lo que resultará muy peligroso porque se puede perder el control del vehículo.

4ºEquilibrado

Es necesario equilibrar las ruedas con unos contrapesos (pequeñas piezas de plomo) que se colocan en la llanta para que la rueda gire sin vibraciones ya que si se pierden, cuando el coche alcance una velocidad determinada las ruedas producirán unas vibraciones que afectarán al volante, suspensión, dirección y ruedas.

5ºAlineación de las ruedas

Tanto la alineación de dirección como la suspensión en buen estado influyen en el comportamiento del vehículo y en la seguridad puesto que aseguran una mejor conducción, un desgaste regular de los neumáticos y ahorro de carburante. Debe comprobarse habitualmente y en especial si alguna rueda ha sufrido un impacto contra un bordillo o un bache.

6ºNeumáticos traseros

Los neumáticos nuevos deben ser iguales en todas las ruedas, pero si sólo compramos dos, jamás deben colocarse en distintos ejes sino en el mismo, y preferiblemente en el trasero ya que así se garantiza un mayor control en las frenadas de emergencia, en las curvas cerradas y un menor riesgo de perder el control sobre asfalto mojado.

7ºVálvulas y tapones

A altas velocidades la válvula se dobla por la fuerza centrífuga por lo que acaba deteriorándose ya que es de goma. Lo mismo ocurre con el tapón, que mantiene su estanqueidad y, por ello, la presión correcta de las ruedas. Por ello es recomendable cambiar también las válvulas cuando cambiemos los neumáticos por otros nuevos.

8. Últimos consejos de mantenimiento

Almacenaje: deben guardarse en una zona ventilada, seca, templada, lejos de productos químicos, abrasivos, fuentes de calor excesivo, humedad, agua y objetos puntiagudos.

Limpieza: limpie los neumáticos de piedras incrustadas en los dibujos, lave regularmente por si se ha manchado con algún producto abrasivo y procure no aparcarlo durante mucho tiempo en superficies que puedan deteriorarlas.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.