Cuidado con las estafas de los talleres

Últimamente se han destapado muchos casos de estafas a las compañías de seguros a través de talleres que en muchas ocasiones estaban compinchados con sus clientes para repartirse luego los beneficios.

En muchos de estos casos el engaño consistía en algo tan simple como inflar las cuentas de la reparación causando algún daño extra al vehículo. De este modo el taller conseguía cobrar más horas de trabajo y el cliente lograba que se le pintara el coche o se le sustituyera alguna pieza que estaba ligeramente dañada de algún golpe anterior al accidente por el que había entrado.

broken car

En otros casos los talleres llegaban a inventar planes realmente maquiavélicos. Uno de los más habituales consistía en cambiar piezas del coche por otras de un vehículo idéntico pero destrozado. Cuando llegaba el perito de la compañía de seguros, valoraba los daños y aprobaba el arreglo. Acto seguido se volvían a sustituir las piezas por las originales y el dinero de la factura se repartía entre el cliente y el taller.

¿Puedes confiar en alguien que no es honesto?

Si en tu taller te ofrecen realizar una estafa de este tipo debes de pensar en dos cosas antes de aceptar alegremente el ofrecimiento. Lo primero es que lo que están proponiendo no es una broma, se trata de una estafa en toda regla y que del mismo modo que se ha descubierto en otros sitios puede descubrirse en dónde tú vas a realizarla.

Las compañías de seguros velan por sus intereses y suelen tener en el punto de mira a talleres que sospechan que no son legales, por lo que te puedes encontrar con que finalmente salte la liebre y te pillen en el medio de todo el asunto.

Por otro lado, ¿puedes confiar en alguien qué ya ha demostrado no tener la suficiente integridad? ¿Quién te garantiza que del mismo modo que quiere sacar tajada de la compañía de seguros no querrá sacarla contigo con cualquier otra cosa? ¿Puedes confiar en que te esté sustituyendo las piezas dañadas por otras nuevas y no te esté engañando?

Lo mismo sucede en la ITV

Seguramente al menos te quedarás con la duda de lo que realmente estén haciendo con tu vehículo. Lo mismo pasa cuándo intentas conseguir un certificado de la ITV de una manera irregular.

Realmente tan solo te estás engañando a ti mismo. Si tu coche no está en condiciones de circular, tarde o temprano pagarás las consecuencias de tu irresponsabilidad, o harás que otras personas inocentes paguen por tu engaño.

Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.