El jefe de Tráfico de Girona ¡Menudo ejemplo!

Estamos en pleno verano y los anuncios de tráfico con sus campañas para evitar accidentes durante los desplazamientos estivales están presentes en todos los medios de comunicación. Se nos pide que revisemos nuestro coche, que pasemos la ITV y que respetemos todas las normas de tráfico con la mayor escrupulosidad. Pero ¿qué hacen los mismos que nos piden estas cosas?

Pues como humanos que son, se guían por la máxima de “haz lo que digo y no lo que hago” a juzgar por el comportamiento del señor Narcís Clé, pillado conduciendo a 160 km/h por la autopista AP-7.

Y es que Narcís Clé no es un ciudadano cualquiera, se trata ni más ni menos que del jefe de Tráfico de Girona, es decir, el máximo responsable de que el resto de los ciudadanos cumplamos con las normas establecidas sobre el tráfico, entre ellas la de la velocidad máxima de 120km/h en ese tipo de vías.

Intentó zafarse pero rectificó

Y continuando con sus humanas debilidades, el señor Clé intentó zafarse del problema alegando que viajaba en su coche oficial y que se encontraba de servicio. Por suerte, ya sea por vergüenza propia o porque alguien le apretara un poco las tuercas desde arriba, a las pocas horas corrigió su actitud y dimitió de su cargo.

Esta dimisión ahorra a la administración pública la apertura de un expediente administrativo que, si hay un mínimo de coherencia, finalizaría con la separación del funcionario de su cargo. No obstante conserva su condición de funcionario en el área de tráfico.

Además de estas consecuencias “laborables” las prisas le van a costar dos puntos del carnet y una multa de hasta 300 euros. Y es que lo menos que podemos pedir a los altos cargos es que prediquen con el ejemplo, ¿qué autoridad podría tener este señor para exigirnos prudencia y respeto a las normas cuándo él mismo se las pasa de largo cuándo le parece?

Disculpas, no explicaciones

Y para más INRI, Clé volvía en ese momento de una reunión en la que junto con el responsable de la  Consejería de Interior Ramón Espalader y otros altos cargos de la comisión catalana de Tráfico y Seguridad habían acordado un plan para reducir la siniestralidad en las carreteras a la mitad de aquí al 2020.

Por parte de la administración se han transmitido las disculpas de Narcís Clé y se ha declarado que no se le han pedido al infractor explicaciones por su conducta. Será, seguramente, porque es en todo caso inexplicable.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *