Fiabilidad al volante

Nadie discute que una de las razones esenciales por las que nos decantamos por uno u otro coche es por su fiabilidad. No nos importa gastar un poco más si se nos garantiza que el vehículo no nos dará problemas fuera de lo normal a corto, medio o largo plazo. Nuestra idea (o por lo menos la de la mayoría de la población) es que son los coches fabricados en Europa los más fiables; y si tuviéramos que hacer una lista de marcas que nos dan confianza, en primer lugar aparecerían siempre las alemanas Mercedes-Benz, Audi y BMW. Pero un estudio de la OCU (Organización de Usuarios y Consumidores de España) de junio de 2010 nos revela que la realidad es bien distinta.

Y es que según dicho informe son los coches japoneses los que mejores puntuación han obtenido en dicho test de fiabilidad, habiendo seis marcas japonesas en los siete primeros puestos del ránking. Sólo una europea, Dacia (marca rumana filial de Renault) hace “sombra” a los coches nipones ocupando el tercer lugar. Para encontrar a Mercedes-Benz nos tenemos que remontar al undécimo lugar, y algunas de las marcas más vendidas en nuestro país como Citroën o Renault están relegadas al vigesimoprimer y vigesimoctavo puesto respectivamente. Según OCU, la marca que más fiabilidad nos ofrece es Daihatsu, y le siguen por este orden Lexus, Dacia, Honda, Toyota, Mitsubishi y Mazda.

Daihatsu Sirion (motorfull.com)

Por segmentos, son también los coches japoneses los que ocupan la pole en casi todos. Tan sólo en los monovolúmenes (Citroën Xsara Picasso) y en los todoterrenos (Hyundai Santa Fe) no hay un modelo de ese país ocupando el primer lugar, aunque por supuesto no ocupan ni mucho menos los últimos lugares. Son los fallos en electrónica general los que más problemas ocasionan en los coches actuales, y es en marcas como Toyota, Mazda… donde menos aparecen y donde menos dinero nos cuesta solucionarlo, siendo esta una de las principales razones por la cual los conductores españoles están eligiendo modelos provenientes del país asiático.

Roberto García

Esta entrada fue publicada en Curiosidades del motor. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *