Isidre Masalles, exculpado en el caso ITV

El juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) encargado de investigar el caso ITV ha decidido archivar la acusación contra Isidre Masalles, subdirector de Seguridad Industrial. Lo ha hecho porque considera que no está convenientemente probada su participación en la presunta trama de los talleres de ITV.

En el auto, el juez del TSJC, Enric Alsina mantiene la acusación contra el resto de imputados, entre los que se cuenta el diputado de CiU Oriol Pujol. El magistrado acuerda transformar las diligencias del caso en un juicio de Tribunal del Jurado, habida cuenta de que los delitos que se investigan se refieren a cohecho y tráfico de influencias.

Para el magistrado, a pesar de que la mayor parte de los imputados, sobre todo Josep Tous (designado por el Gobierno regional intermediario para la cuestión de las ITV), calificaron al ahora exculpado Masalles de “obediente”, no se ha demostrado que “haya realizado ningún acto, ni dictado ninguna resolución que se pueda considerar relevante penalmente”, ni que hubiera llegado a saber en algún momento del presunto plan ilegal.

Oriol Pujol, “vértice” del caso

El juez, que había finalizado con los interrogatorios a todos los imputados a mediados del mes de junio, considera, tal y como se recoge en el documento, que el diputado convergente Oriol Pujol pudo ser el “vértice” entre ambas ramas de la presunta corruptela, entre cargos públicos y empresarios que pretendían adulterar el concurso de adjudicación de talleres de ITV.

En opinión de Alsina, el objetivo de los encausados, “al frente de los cuales parece que se encontraba Oriol Pujol Ferrusola” era el de dejar sin validez el concurso que se había resuelto relativo a la adjudicación de estaciones de Inspección Técnica de Vehículos y convocar uno nuevo, con un resultado más acorde a sus propios intereses.

Empresarios y políticos

Viendo la posibilidad de optar a distintos lotes de ITV, el juez considera que los implicados crearon la sociedad Upprime Energy, con el fin de recibir la adjudicación del lote. Entre los socios estaban Sergio Pastor y Sergio Alsina, imputados en la presunta trama. De hecho, el segundo tenía que ceder la mitad de su parte a Pujol.

Con la idea de alcanzar su “objetivo preconcebido”, decidieron interponer a Josep Tous como mediador del Gobierno catalán en el conflicto de la adjudicación de las ITV, y lo hicieron merced a la influencia política de Pujol.

Grandes sumas de dinero por “defender intereses”

De este modo, una de las vías de acción consistía en que Tous –nombrado a dedo por Pujol, no lo olvidemos- intentase “alinear al Partido (CDC), al Departamento y al gobierno, con la finalidad de cumplimentar la ‘hoja de ruta’” que había diseñado el empresario también acusado, Ricard Puignou para incrementar el mapa de la ITV y compensar con otras estaciones a aquellos operadores que retiraran sus recursos.

“No puede ignorarse, ni obviarse, que Ricard Puignou retribuía mensualmente al coimputado Sergi Alsina con 12.000 euros para que defendiera sus intereses en el mercado de las ITV, siendo el primero de ellos plenamente conocedor de la relación de amistad íntima entre Sergi Alsina y Oriol Pujol”, puede leerse en el auto.

La segunda línea de la trama

Atendiendo a las investigaciones del juez, la segunda línea de la trama la ejecutaba el empresario Sergi Alsina, con el que trabajó varias veces la esposa de Oriol Pujol. Alsina intervino en la constitución de Upprime Energy a la vez que pagó dos mil euros al mes a Josep Tous para que este velara por sus intereses, toda vez que Tous había sido nombrado intermediario por la Generalitat.

“El vértice de ambos comportamientos ilícitos puede recaer en la persona de Oriol Pujol Ferrusola”, señala el magistrado, que añade que el político “no sólo influyó” en Enric Colet, secretario general de Empresa para que se designara a Tous, sino que también señaló a Alsina y a Tous “el camino a seguir, siendo en todo momento informado por ambos de las negociaciones que cada uno de ellos llevaba a cabo”.

Un hombre “obediente”

La supuesta trama también habría conseguido que se nombrase a Isidre Masalles subdirector del departamento de Industria. Y es que los imputados lo consideraban un hombre “obediente”, de modo que “no les planteara ningún tipo de problema”, siempre según afirma el juez.

Con todo, el propio magistrado hace hincapié en que los objetivos que buscaba la supuesta trama no llegaron a alcanzarse “ya que hubo una filtración a la prensa de que estos hechos estaban siendo investigados por un juzgado de instrucción, lo que provocó que cambiaran inmediatamente su ‘modus operandi’”.

Es por tal razón por la que el juez ha decidido mantener la acusación de tráfico de influencias que pesa sobre Oriol Pujol y Josep Tous, así como los empresarios Sergio Pastor, Sergi Alsina y Ricard Puignou. También sigue abierto el proceso por soborno contra Josep Tous, Sergi Alsina Ricard Puignou.

Esta entrada fue publicada en Fraude ITV. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *