Lectores de matrículas para comprobar si viajamos sin seguro

La Dirección General de Tráfico informa que van revisar si los vehículos que están en circulación tienen contratado el seguro obligatorio. Lo realizarán a través de los lectores de matrículas instalados en los paneles de la carretera.

En Semana Santa ya se puso en marcha el dispositivo para verificar qué vehículos no habían pasado la revisión de la ITV y enviarles una carta avisándoles de que están cometiendo una infracción y dándoles un plazo para que pongan los papeles al día.

En este mismo blog ya informamos de lo que hay que hacer si no vamos a mover el coche en mucho tiempo y lo queremos dar de baja para no pagar los impuestos ni tener que pasar la revisión hasta que lo volvamos a poner en circulación.

El anuncio lo hizo público la directora de la DGT María Seguí el lunes en el Salón del Automóvil de Barcelona, aunque aún no especificó cuándo empezará a funcionar.

Sanción si no se hace caso del aviso

La medida que se instauró en Semana Santa dio como fruto comprobar que el 6’2% de los vehículos que se comprobaron no había pasado la ITV en la fecha prevista, o no habían subsanado las deficiencias que se les detectaron durante la inspección.

Actualmente no se está imponiendo ninguna sanción a los propietarios, dándoles la oportunidad de poner al día los papeles de sus automóviles, pero si no lo hacen se procederá a cursar la denuncia pertinente.

Parque móvil español anciano

Estas medidas forman parte del Plan de Movilidad Segura y Sostenible que la DGT está ultimando. Uno de los objetivos que se ha marcado es el de renovar el parque automovilístico español.

Aproximadamente, la mitad de los coches que circulan por nuestras carreteras tienen una antigüedad de más de 9 años, con lo que las medidas de seguridad implementadas cuando se compraron son ahora insuficientes.

Medidas de seguridad anticuadas

María Seguí abogó por que esas medidas de seguridad marcan la diferencia entre un accidente mortal y uno sin víctimas, haciendo incapié en un estudio internacional del impacto que la instalación del sistema de estabilización ESP tiene en la conducción. Según este estudio se podrían salvar 600 vidas al año.

Otro de los objetivos, tal vez el más ambicioso, es controlar el historial de reparaciones y siniestros de los automóviles para evitar, por ejemplo, que un vehículo que se haya considerado “siniestro total” se pueda vender sin informar al nuevo comprador.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *