Pros y contras para el consumidor, en la liberalización de las ITVs

El actual gobierno se muestra abierto a liberalizar las ITVs, es decir, que dejen de ser empresas públicas a las que se les adjudican estas inspecciones y que cualquier empresa privada pueda montar su propia estación. Esta es una vieja reivindicación de los talleres más importantes y de los concesionarios de coches que quieren entrar a coger su parte de un jugoso pastel en el que mueven miles de millones al año.

Ya se han dado los primeros pasos al respecto, no exentos de polémica, al permitir que el Corte Inglés pueda montar dos estaciones en la comunidad de Madrid, si bien lo ha hecho en asociación con la empresa adjudicataria.

Beneficios para el consumidor.

1) El primero beneficio que se nos presenta son los precios. Al haber libre competencia los precios también serán libres y por tanto podrían suponer una bajada en las tasas para el consumidor. Es de suponer que a mayor oferta, los precios tendrán que bajar para competir.

2) La oportunidad de que el consumidor puede escoger un taller de su confianza para realizar la inspección de su vehículo, sin tener que limitarse a la empresa oficial que controla cada CCAA

3) Al crearse nuevos centros es posible que zonas que hasta ahora no contaban con una estación puedan hacerlo, o que en las grandes ciudades baje el tiempo de espera al contar con más lugares para poder pasarla ITV.

Perjuicios para el consumidor.

1) No sería el primer sector donde vemos que los precios son pactados, como es el caso de las gasolinas, incluso no siendo legal hacerlo. Así pues podemos encontrarnos que aunque haya una oferta mayor de estaciones la diferencia de precios a penas sea significativa.

2) Al ser empresas privadas las que realicen la inspección podemos encontrarnos con que sean mucho más exigentes a la hora de realizar las inspecciones para poder cobrarnos reparaciones o nuevas visitas. También puede darse el caso de que algunos talleres o concesionarios permitan a sus mejores clientes pasarla ITVsin que sus vehículos estén en condiciones, siendo un peligro para todos los ciudadanos. Esto podría tratar de solucionarse con inspecciones sorpresa a los talleres, pero deberían de ser constantes y numerosas.

3) Podría darse el caso de que zonas que precisen del servicio de una ITV ya sea fija o movil, no reciban el servicio por no ser rentable dado el bajo número de usuarios. Si el sector se privatizara totalmente sin permanecer las empresas públicas en el mercado este podría terminar rigiéndose más por términos económicos en detrimento de las necesidades de los ciudadanos.

Esta entrada fue publicada en Noticias y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *