Radares de la DGT: dónde están y cómo funcionan

Fijos, móviles, de tramo, desde el helicóptero… cada vez existen más tipos de radares, y a veces los conductores están más pendientes de evitarlos que del volante. A continuación encontrarás una lista con todos los radares que controlan que circulemos a la velocidad adecuada en las carreteras españolas, incluidos los nuevos radares de la DGT; pero igual de importante que saber dónde están es conocer los diferentes tipos de radar que la DGT tiene en nuestras carreteras y las mejores apps para conocerlos.

Tipos de radares

Cuando hablamos de radares de tráfico hay dos grandes tipos: el radar fijo y el radar móvil. Sin embargo, en cada grupo hay una serie de versiones, lo que hace la cosa más compleja. En cualquier caso, los radares fijos están siempre en el mismo punto, aunque puede que de un año a otro la DGT los desplace unos kilómetros. En cambio, los radares móviles aparecen y desaparecen, causando desconcierto en los conductores, aunque la mejor solución para evitarlos es conducir siempre a la velocidad correcta.

Radares fijos

El modelos más habitual es el radar de cabina, instalado dentro de una caja grande, que suele ser de color blanco y estar en el arcén derecho de la calzada -a veces está en el izquierdo-. Cuando lo superamos vemos la abertura para la cámara con la que fotografía a los conductores. También son comunes los radares de pórtico, situados en la parte superior de pórticos y paneles informativos de las carreteras. Pueden controlar un solo carril -generalmente el izquierdo- o toda la calzada.

Para evitar la picaresca de frenar en el radar y acelerar al pasarlo, el radar de tramo controla el tiempo que tarda el vehículo en recorrer dos puntos. Las dos cámaras están conectadas, y cuando el vehículo pasa el segundo punto se calcula la velocidad media. Un modelo diferente es el radar de semáforo o foto-rojo, situado en los semáforos, para detectar a quienes se saltan el semáforo en rojo. Por último están los radares de poste, con la cámara sobre un poste al borde de la vía, pero son muy poco frecuentes.

Radares móviles

Lo más habitual es que estén en los arcenes, dificultando su visibilidad. Para ello juegan con los carteles y señales, árboles y arbustos, sombras, puentes, pasos a nivel, etc. Entre los radares móviles de la DGT están los trípodes, que se sitúan en un trípode y son muy difíciles de descubrir, o las pistolas, el cinemómetro que soporta un agente o un trípode. Estos dos modelos nos detectan al pasar junto a ellos, y una buena pista puede ser que haya un coche vacío parado en el arcén. Cerca estará el radar.

Pero también podemos encontrarnos el radar en vehículos, tanto de la Guardia Civil, la DGT o de paisano. Detectar a estos últimos es muy difícil, ya que según la provincia cambian de modelo, mientras que los coches identificados suelen tener el radar junto a la sirena. Por último está el famoso helicóptero Pegasus, que vuela a una altura entre 300 y 1.200 metros, que además de los excesos de velocidad es capaz de detectar otras infracciones de tráfico: no llevar cinturón, utilizar el móvil, adelantamientos o maniobras peligrosos e ilegales…

Cámaras del cinturón de seguridad

Además, recientemente la DGT ha colocado 227 cámaras que a modo de radar controlan si llevamos puesto el cinturón de seguridad o si vamos hablando por el móvil, ya que son capaces de realizar hasta 50 capturas cada segundo.

De hecho, ya se han enviado centenares de cartas acompañadas de fotografías que informan a los conductores que han cometido este tipo de infracciones.

Cómo saber dónde están los radares de la DGT

Por suerte, la DGT publica el mapa de radares fijos con información actualizada sobre los nuevos radares. También suelen indicarse los tramos donde pueden ubicarse los radares móviles de la DGT, que en los tramos más peligrosos se pueden advertir con las señales naranjas. Otra cosa es que el radar esté allí o no. Para saber dónde están los radares de Madrid, los radares en Barcelona o en cualquier otra ciudad española, puedes consultar nuestra lista de radares de la DGT, que está totalmente actualizada.

Recuerda que el uso de detectores de radares está multado con sanciones de hasta 200€ y 3 puntos del carné, mientras que la multa por utilizar inhibidores de radares puede alcanzar los 6.000€. Eso no quiere decir que esté prohibido el uso de aplicaciones que nos avisan de los radares. De hecho, la propia DGT facilita la localización de todos sus radares, y en su app oficial aparecen señalados. Pero no es la única forma de saber dónde están los radares al volante, cada vez son más las app o páginas web que nos informan de ello de forma gratuita.

Suelen ser webs y aplicaciones colaborativas, en las que son los propios conductores quienes alertan al resto de usuarios de la vía de la localización de los radares. Apps como EsRadar, iCoyote, Social Drive, Radardroid o Wize nos permiten saber dónde están situados los radares, fijos y móviles, para evitar que nos cacen y nos llegue la multa a casa. Su uso es totalmente legal, y muchas veces dan pie a grupos de WhatsApp, Telegram o Facebook con la misma finalidad: que otros conductores nos avisen de la ubicación de los radares.

Esta entrada fue publicada en DGT, En profundidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *