Cadenas para el coche: Tipos, cómo y cuándo usarlas

En invierno todos deberíamos de tener un juego de cadenas en el maletero del coche si carecemos de neumáticos especiales de invierno. Además de aconsejables son obligatorias si circulamos por zonas dónde hay riesgo de nevadas y hielo sobre el asfalto.

Debemos de tener en cuenta que las cadenas tienen talla. Existen diferentes modelos según las medidas de las ruedas y las cadenas de un coche pueden no ser aptas para otro vehículo, así que si cambias de coche debes de comprobar si las viejas cadenas que guardabas en el maletero son indicadas para las medidas de tu transporte actual.

Tipos de cadenas

Tabla de contenidos

Tipos de cadenas

Hay cuatro tipos de cadenas. Las clásicas cadenas metálicas, que son las más baratas y duraderas pero también las más difíciles de montar para un novato. Las cadenas de tela, conocidas popularmente como calcetines, las cadenas de araña que son las cadenas más sofisticadas y las híbridas.

Las cadenas metálicas de toda la vida tienen como ventaja principal su precio, ya que son las más baratas del mercado. Además su tracción es muy buena. Pero son especialmente complicadas de colocar y para aquellos que nunca lo han hecho puede suponer un serio inconveniente. Es recomendable que si se opta por estas cadenas se practique colocándolas antes de verse en verdadera necesidad de hacerlo.

Los calcetines de nieve o fundas de tela para las ruedas están fabricados en material textil. Su principal ventaja es que al no tener partes metálicas no degradan la goma del neumático y no producen vibraciones. Además ocupan muy poco espacio en el maletero y son más sencillos de colocar que las cadenas clásicas. Pero tienen en su contra la menor adherencia al suelo y su precio, bastante más caro.

Las últimas incorporaciones

Las cadenas de araña son consideradas las más alta gama en el mercado de cadenas. Se trata de cadenas metálicas muy sencillas de colocar gracias a su sistema de enganche que mejora sustancialmente el de las cadenas clásicas. Su tracción es la mejor del mercado y son muy recomendables para aquellas personas que tienen que utilizarlas habitualmente ya que se trata del modelo más seguro. El inconveniente de estas cadenas está en su precio, pues unas de calidad cuestan entre 300 y 500 euros.

Las cadenas híbridas están formadas por un componente elástico unido en forma de red por pequeños eslabones metálicos. De este modo resultan tan sencillas de colocar como las fundas de calcetín pero mantienen el nivel de tracción de las cadenas metálicas. Son el producto más novedoso del mercado.

Cómo poner las cadenas de nieve

Finalmente, os explicamos brevemente como instalar las cadenas tradicionales (metálicas).

  1. Detén el coche en un lugar seguro, señalizado por delante y por detrás con los triángulos de emergencia y con las luces de emergencia encendidas.
  2. Comprueba que las cadenas no están enredadas: deben formar un cordón de plástico largo con color de cual cuelgan las cadenas. Si el cordón se cierra en círculo, se formará una especie de canasta.
  3. Cierra el anclaje del cordón realizando un aro en torno a la rueda y desplaza el aro por detrás del neumático.
  4. Coloca la cadena centrada y cierra uno de los anclajes que habrá quedado suelto (verás que tiene un color diferente).
  5. Mete el trozo que queda de cadena através del tensor y tira de él. Una vez tensado todo el sistema, deslízalo por el pasador del lado opuesto. Así mantendremos la tensión en todos los puntos.
Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Servicios ITV, Tecnología, Tráfico. Guarda el enlace permanente.

Los comentarios están cerrados.