Transporte de mascotas en vehículos

El reglamento general de circulación advierte claramente que “Transportar un animal suelto que pueda interferir en la conducción, puede ser sancionado con multa de hasta 100 euros. Cuando se lleven sueltos varios animales o un animal sentado en el regazo del conductor, los hechos podrían considerarse como conducción negligente (infracción grave) castigada con multa de 200 euros”

Es por tanto importante para nuestro bolsillo, además de para la seguridad del animal y la de todos los que circulamos por la carretera, cumplir esta normativa. Pero ¿de qué modo podemos llevar sujeto a un animal en el coche?

Utilice dispositivos de calidad

En caso de un gato o un perro pequeño la forma más segura de que viajen es dentro de un trasportín que puede ir en el suelo del vehículo o sujeto por los cinturones de seguridad sobre el asiento trasero. Recuerda permitir al animal realizar sus necesidades antes de subir y en caso de un viaje largo dale agua y permítele salir cada cierto número de horas.

Puede llevar el arnés de seguridad del animal enganchado al asiento mediante un sistema de calidad  y seguro. Existen cinturones de seguridad adaptados para nuestros animales y que se pueden comprar en tiendas especializadas.

Si el vehículo es de cinco puertas el animal puede viajar en el maletero, con la bandeja quitada y un dispositivo homologado que impida su paso al interior del vehículo. En este caso si es obligatorio el uso de este dispositivo.

Redes y dispositivos de barrera

Aunque mucha gente, confundida por comentarios que van de boca en boca cree que siempre es obligatorio llevar una red separadora cuando se transportan perros en el coche, esto no es así. Es obligatorio llevarla en caso de que se transporte perros sueltos en el maletero en coches de cinco puertas, tal como hemos visto.

En el resto de los casos es una forma más de poder cumplir la ley pero no la única. Si te decantas por una red escoge una del tamaño adecuado para tu coche, que cubra desde el techo al suelo y que no sea elástica, ya que en caso de accidente el animal puede golpearse y golpear al resto de los ocupantes.

Si prefieres un dispositivo de barrera se aconseja una barrera a medida para el modelo de coche que se tenga. Las barras que se instalan a presión y que se venden en muchas tiendas de animales son útiles con pequeñas mascotas, pero pueden no aguantar el golpe de un perro mediano o grande.

Esta entrada fue publicada en En profundidad. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *