Trucos y consejos para pasar la ITV

Los usuarios de vehículos nuevos o relativamente nuevos no conocen las angustias de aquellos que tienen vehículos más antiguos. En estos casos, pasar la revisión de la ITV puede convertirse en todo un quebradero de cabeza que se repite cada año.

Por eso, con la intención de echarte un cable y que te resulte más fácil superarla con éxito, en los siguientes apartados te mostraremos una importante cantidad de trucos y consejos para pasar la Inspección Técnica de Vehículos. Presta mucha atención y no te quedes con ninguna duda al respecto.

Consejos para antes de pasar la ITV

Para empezar, siempre es buena idea acudir a una revisión preITV a un taller que ofrezca este servicio. Es muy fácil encontrar talleres en Madrid, Barcelona, Valencia, Sevilla… casi en cualquier ciudad, que ofrezcan revisiones pensadas para llevar tu coche o ciclomotor antes de ir a pasar la ITV.

Ten en cuenta que acceder a los motores de los vehículos es cada vez más complicado y solo un equipo de profesionales sabrá cómo solucionar aquellos aspectos más difíciles. Sin embargo, hay algunos puntos que tú mismo puedes comprobar antes de llevar el coche a pasar la ITV. De este modo te ahorrarás acumular faltas leves y tener que volver por segunda vez. Se trata de recomendaciones sencillas que cualquiera puede hacer antes de acudir a la cita. Por ejemplo:

  • Comprobar los neumáticos. Deben de tener las medidas autorizadas para tu vehículo. Por eso, es importante revisarlos sobre todo si has comprado el coche de segunda mano. Deberás de asegurarte también de que el dibujo tiene al menos la profundidad mínima necesaria para poder circular con ellos. Por último comprueba la presión del aire. Para evitar que esta varíe, no vayas a la ITV con el maletero muy cargado o con el depósito a tope de gasolina.
  • Revisar que todos los faros del coche están correctamente. No debe haber ninguna luz fundida, pues cada una puntúa como un fallo leve y tres fallos leves te obligarán a volver a pasar la revisión. Asegúrate de que los focos no estén rotos o se haya desgastado su color por el sol (esto es frecuente en los faros rojos).
  • Asegurarte que las placas de matrícula están bien sujetas al vehículo, que no están demasiado rayadas y que se leen con claridad.
  • Comprobar que tienes líquido en los depósitos de agua del limpiaparabrisas y que las gomas están en buen uso.
  • Verificar que el claxon debe de funcionar correctamente.
  • Los cinturones de seguridad han de recogerse y anclarse sin problema. Los cierres de las puertas también tienen que estar en buen estado y las ventanillas deben subir y bajar sin incidencias.
  • Los testigos de fallo de motor o airbag deben de apagarse unos segundos después de encender el coche. Si continúan encendidos pueden ser motivo de falta.
  • Mirar que los bajos del coche y los parachoques están bien sujetos. Si no es así asegúrate de repararlo antes de ir a la ITV.
  • Asegurarte de que la luna del cristal del parabrisas no tiene rayajos importantes ni esta rota, sobre todo en la parte de visión del conductor.
  • Comprobar que el bloqueo antirrobo funciona correctamente.
  • Tener en cuenta que si el vehículo ha sufrido alguna modificación significativa en su estructura, dicha modificación ha de estar homologada antes de llegar a la inspección.

Trucos para superar la ITV con éxito

Es interesante estar al tanto de los requisitos para pasar la ITV, de esta forma podrás evitar que sean los pequeños detalles los que echen por tierra conseguir el “apto” que tanto ansías. A continuación, te contamos una serie de trucos útiles para superar la ITV con éxito:

  • Comprobar que el aceite está dentro de sus niveles óptimos. No tiene por qué estar en el máximo, lo ideal es que esté entre el máximo y el mínimo, más o menos sobre la mitad. Si está en el mínimo o por debajo puedes rellenarlo para salir del paso, pero es mejor cambiar el aceite totalmente y efectuar un cambio de filtro cuando así lo marquen los km.
  • Al frenar no debes de notar vibraciones, chirridos ni que el pedal se hunda. Todo eso pueden ser síntomas de que las pastillas no están en buen estado y necesitas cambiarlas. Si al frenar y soltar el volante el coche se va hacia un lado, también deberás revisarlo porque te lo echarán atrás en la revisión.
  • Si sueles conducir despacio o principalmente por ciudad, puedes tener carbonilla depositada en el tubo escape del coche y no pasar la prueba de emisión de gases. Si tu coche es diésel lo recomendable sería conducir una distancia larga (a ser posible unos 30 km. para asegurarte bien) con el coche al máximo de revoluciones. Justo antes de la zona roja. De este modo se limpiará esa porquería depositada. En el caso de un motor de gasolina esto también es positivo ya que ayudará a que el catalizador alcance una temperatura más adecuada.
  • No olvides tener toda la documentación que necesitas a mano: la tarjeta técnica del vehículo, el recibo del rodaje y del seguro y tu DNI. Es preferible que acudas con cita previa para no tener que esperar colas o arriesgarte a que te hagan volver otro día.

Además, no estaría mal lavar el coche por dentro y por fuera. Evidentemente no es algo que se vaya a valorar, pero como sabes, la primera impresión cuenta mucho y ver un coche sucio nunca va a ayudarte en nada.

Trata de seguir todos nuestros consejos y solucionar aquellos aspectos que estén en tu manos antes de llevar tu vehículo a revisión. ¡Mucha suerte y a pasar la ITV con éxito!

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *