Un vistazo al coche antes de la ITV

Ya falta poco para que a nuestro compañero de fatigas y kilómetros le toque pasar la ITV. Vamos a convertirlo en un trámite rapidito: que le echen un vistazo, se admiren de lo bien cuidado que lo tenemos y podamos seguir recorriendo el ancho mundo en nuestro coche.

Para empezar, echaremos un vistazo a las luces: éstas han de iluminar por igual, sin que las carcasas estén rotas. Y que la luz que ilumina la matrícula funcione bien. Además, ni que decir tiene que los intermitentes deben funcionar correctamente.

De los “ojos”, a los “zapatos”. Si las personas, para evitar lastimarnos o caernos, hemos de llevar buen calzado y en buenas condiciones, los coches han de usar buenos neumáticos y en buen uso:

Por sentido común y seguridad

Si el dibujo tiene una profundidad menor de 1,6 milímetros, la ley obliga a cambiarlos. Al igual que obliga el sentido común y la seguridad. Por cierto: si las “gomas” traseras son cruzadas, las delanteras no pueden ser radiales.

La suspensión es otro de los puntos objeto de la ITV: los muelles no deben estar gastados ni oxidados. Para comprobarlo, hagamos botar la carrocería varias veces y soltémosla de golpe. El coche ha de rebotar un par de veces y pararse. De no ser así, tenemos un problema de suspensión.

El freno, un salvavidas

De entre los muchos problemas que pueden presentar los frenos y que serán objeto de una ITV responsable, diremos que el de mano debe bloquear el coche en una fuerte pendiente y el de pie ha de detener el coche sin vibrar ni desviarnos. En todo caso, los frenos serán objeto de un artículo más adelante.

Para superar la inspección, la dirección del coche no debe resistirse al movimiento. Si hemos golpeado algún bordillo o forzado el volante al máximo sin mover el coche es fácil que hayamos dañado los mecanismos de dirección.

Para circular tranquilo y seguro

Otras comprobaciones que realizaremos antes de pasar el coche por la estación de ITV se refieren a que el tubo de escape sea silencioso, no presente grietas y, además, esté bien sujeto. Los cinturones estarán bien conservados y sujetos; el claxon ha de sonar alto y claro; los “limpias” sin excesivo desgaste; y las partes metálicas exteriores libres de óxido.

Comprobados estos puntos, nuestro coche debería pasar la ITV sin demasiados problemas y, lo que es más importante, nosotros deberíamos poder circular en condiciones de seguridad, respetando nuestra vida y la de los demás

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un vistazo al coche antes de la ITV

  1. jl dijo:

    hoy dia 20 tengo cita para la itv, al levantarme esta mañana me he dado cuenta de que me han robado el limpiaparabrisas de la luna trasera junto con el brazo que lo mueve.
    ¿me lo pueden echar para atras por esto?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *