Cuándo cambiar los discos de freno de tu coche

Aunque no existe una cifra exacta en kilómetros que indique que se debe realizar un cambio de discos de freno, la media establece los 120.000 km. como una cantidad considerable para efectuar este cambio (especialmente en las ruedas delanteras ya que en las traseras pueden aguantar mucho más).

De todas formas, ten presente que los discos de freno cuentan con un grosor mínimo que, de superarlo, te indicará cuándo es obligatorio que los cambies. Para llevar a cabo esta medición te recomendamos tanto el pie de rey para discos como el calibrador. No obstante, no esperes a llegar al grosor mínimo de desgaste para cambiar tus discos de freno.

discos de freno

No esperes al mayor desgaste para cambiar tus discos de freno.

Por otro lado, los expertos recomiendan revisar el desgaste de estas piezas cada 20.000 kilómetros, algo que se debe a que hay elementos (como acelerar de forma brusca) que pueden precipitar el desgaste de los discos de freno y, como consecuencia, requerir de un cambio más precoz.

En los siguientes apartados encontrarás toda la información relativa al cambio de discos de freno. Presta mucha atención y descubre en qué consiste este proceso, cómo afecta a la ITV y cuál es la diferencia entre los discos y las pastillas de freno.

Discos de freno vs. pastillas de freno

Algunos usuarios tienen dudas a la hora de diferenciar entre discos de freno y pastillas de freno. Pues bien, por un lado, los discos de freno son componentes de hierro que giran paralelos a la rueda. Una vez que el conductor hace uso del freno del vehículo, las pinzas de freno actúan sobre los discos para reducir la velocidad del coche. El precio de los discos de freno oscila entre los 200 y los 400 euros dependiendo del modelo del vehículo.

pastillas de freno

Las pastillas de freno proporcionan la fricción necesaria a los discos

Por otro lado, las pastillas de freno son unas piezas que van acopladas dentro de las ya mencionadas pinzas de freno. Estas pastillas reducen la velocidad del transporte gracias a la fricción que ejercen contra los discos al pisar el pedal del freno. Su precio es má económico que el de los discos y oscila entre los 100 y los 250 euros, nuevamente dependiendo del tipo de coche del que se disponga.

 ¿En qué consiste el cambio de discos de freno?

Cómo ya sabes, el disco de freno es tu principal aliado a la hora de reducir la velocidad de tu vehículo. Por esta razón, debes evitar a toda costa circular con esta pieza en mal estado ya que, en el peor de los casos, puede incluso dejar de funcionar el sistema de frenado de tu coche. Esto quiere decir que, al primer indicio de su mal funcionamiento (alcanzado el grosor mínimo), será necesario que cambies los discos de freno de tu vehículo.

A continuación, te vamos a mostrar en qué consiste este proceso y cómo se pueden cambiar los discos de freno de forma manual. Antes de nada, necesitarás las siguientes herramientas para poder efectuar el cambio de discos en tu vehículo:

  • El gato es fundamental para poder desmontar las ruedas del coche.
  • Un par de guantes resistentes para proteger tus manos.
  • Una llave de cruz con la que sacar las rueda del vehículo.
  • Una llave plana para aflojar las pinzas de freno.
  • Un destornillador tanto para extraer las pastillas de freno como para tener acceso al disco.
  • Un limpiador de frenos, muy aconsejable para eliminar la suciedad y mantener impecable el disco de freno nuevo.

Cómo cambiar los discos de freno, paso a paso

Aunque siempre es recomendable que acudas a tu mecánico de confianza para garantizar una reparación o mejora eficiente, te mostramos los pasos a seguir para cambiar los discos de freno de tu coche por tu cuenta:

  • Gira la dirección del coche en sentido de la rueda y afloja los tornillos.
  • Levanta el vehículo, quita los tornillos y saca la rueda.
  • Extrae las pastillas de freno cuidadosamente.
  • Retira la pinza del freno (desatornilla las tapas si es preciso).
  • Saca el disco de freno anterior.
  • Coloca el nuevo disco de freno correctamente.
  • Introduce las nuevas pastillas de freno.
  • Vuelve a poner la pinza (y las tapas).
  • Coloca nuevamente la rueda.
  • Bombea el freno para calibrarlo y que quede todo listo.

Importante: una vez hayas realizado el cambio de discos y pastillas de frenos evita a toda costa frenar de forma brusca durante los primeros 100 km. Por tanto, no olvides circular con especial precaución hasta haber recorrido la distancia suficiente y haber conseguido la adaptación necesaria.

 ¿Cómo afecta a la ITV el cambio de discos de freno?

En principio, la modificación de las características del sistema de frenado o bien, de alguno de los componentes que lo conforman, se considera una reforma del vehículo y precisa de la homologación correspondiente antes de la revisión.

Ahora bien, se puede presentar el certificado de fabricación de la pieza (el cual debe emitirse por el fabricante de la misma) donde se especifique que el recambio es igual o equivalente dadas sus características (funcionales, dimensionales y mecánicas) a la pieza de origen. En este caso, no será necesario legalizar dicha pieza.

Te recordamos que el documento referente a la modificación de un vehículo a motor es el Manual de Reformas de Importancia de Vehículos. Esta guía está emitida por el Ministerio de Industria, Energía y Turismo en colaboración directa con las Comunidades Autónomas y en él deben constar todos los cambios que precisen de homologación.

 

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Motor, Seguridad vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *