Dos comarcas zamoranas se quedan definitivamente sin ITV

Aliste y Sayago se quedan definitivamente sin ITV. La Estación de Inspección Técnica de Vehículos Móvil 4.710 “no volverá a prestar más servicio”, tal y como venía haciendo de forma regular hasta el año 2011.

La comunicación, recogida en el diario “La Opinión de Zamora”, ha salido de la Junta de Castilla y León, organismo responsable del servicio en la comunidad autónoma , a través de la jefa del Servicio de Industria, Comercio y Turismo, Leticia García Sánchez y del interventor técnico de ITV Roberto de Dios Paredes para el alcalde de Rabanales Domingo Ferrero Cruz.

Dos comarcas zamoranas se quedan definitivamente sin ITV

El primer edil de este municipio había demandado que la estación funcionara de nuevo, aunque fuera temporalmente, en Alcañices. Pero el organismo regional ha dicho taxativamente que en las dos comarcas del Oeste de la provincia de Zamora, amén de otra más, leonesa, la supresión tiene carácter definitivo.

Un servicio que facilitaba la vida a lo vecinos hasta 2011

“Consultado con el director general se estima que actualmente ya no tiene sentido alguno que continúe la actuación de la ITV móvil en los municipios de Alcañices y Bermillo de la provincia de Zamora y de Sahagún de la provincia de León, ya que son muy pocos los vehículos que se inspeccionan en las mismas”, comunica la Junta.

Hasta el pasado 2011, la Estación ITV Móvil 4.170 permanecía varios días al año en Aliste, repartidos en dos estancias. Allí, se situaba en los andenes de la estación de Autobuses del pueblo de Alcañices.

Una ayuda para los conductores de edad avanzada

Las principales beneficiarias de la ya desaparecida ITV eran personas mayores que gracias a este servicio se evitaban el calvario de tener que acercarse a las estaciones fijas que Itevelesa posee en Benavente, Morales del Vino y Puebla de Sanabria. Una penitencia que se incrementaría si el resultado de la inspección fuera el de rechazo y tuvieran que repetir el análisis.

El taller de Alcañices ayudaba a que se pudiera acudir a corregir el defecto a cualquiera de los talleres que se encuentran en esta localidad, en San Juan del Rebollar, San Viterio, Rabanales o Fonfría. Es más: los propios mecánicos llegaban a pasar la inspección para ayudar en el trámite a las personas mayores.

Por otra parte, dificultar la inspección a quien ya de por sí tiene dificultades para desplazarse significa, como ya se ha visto en alguna ocasión favorecer el trabajo de determinados sujetos que se dedican a engañar quien tiene más difícil descubrirlos.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *