Homologación de neumáticos: llantas, equivalencias y normativa

Una de las piezas más modificadas en los vehículos y de obligatoria inspección por la ITV son los neumáticos.

La Inspección Técnica de Vehículos no sólo se encarga de revisar distintos aspectos técnicos de nuestro vehículo, comprobando toda medida de seguridad y controlando el nivel de emisiones contaminantes para preservar el medio ambiente, también revisará posibles modificaciones que los usuarios han realizado en su vehículo.

Uno de los componentes de nuestro vehículo que más suele modificarse por parte de los conductores son los neumáticos; tomar la decisión del cambio de llantas nos supone tener conocimiento de la ley de homologación y las posibles equivalencias que podemos utilizar según el tipo de vehículo que poseamos.

Atendiendo a la ley y concretamente al “Manual de Reformas de Importancia” entrado en vigor el pasado catorce de Enero de 2011, la homologación de los neumáticos tendrá un carácter obligatorio si concurren los siguientes criterios de equivalencia:

  • Perfil de llanta que corresponda al neumático
  • Mismo diámetro exterior, con una tolerancia +/- 3%.
  • Código de categoría de velocidad igual o superior al original.
  • Índice de carga igual o superior al original.

Cómo saber que neumáticos podemos ponerle al coche

Al realizar el cambio de neumáticos por unos distintos a los originales con frecuencia es posible que se cambie el desarrollo del neumático en cuestión. Es altamente recomendable e instructivo que revisemos en la tarjeta de inspección técnica del vehículo  en busca de los datos referentes a la medida de ruedas que esta homologada por el fabricante del vehículo.

Un punto importante  a tener en cuenta es que los cambios de neumáticos no produzcan ninguna anomalía al resto del conjunto de nuestro vehículo, que puedan ocasionar severas faltas a la hora de la inspección.

Asegúrate también de que la llanta de montaje es la que corresponde al neumático. Finalmente, hay que comprobar que los neumáticos no interfieren con otros componentes del vehículo. Si tenemos en cuenta esta cuestión antes de montar los nuevos neumáticos del coche nos ahorraremos un montón de problemas. Si no montas unos neumáticos equivalentes no superarás la ITV, pero hasta entonces pondrás en peligro tu integridad y la del resto de usuarios de la vía.

Una vez que llevemos nuestro vehículo a realizar el pertinente “examen” a la ITV, es conveniente saber que instalado el conjunto de nuevas llantas su desarrollo no puede superar 3%, si las equivalencias son correctas los neumáticos serán correctos y homologados.

Asegúrate también de que la llanta de montaje es la que corresponde al neumático. Finalmente, hay que comprobar que los neumáticos no interfieren con otros componentes del vehículo. Si tenemos en cuenta esta cuestión antes de montar los nuevos neumáticos del coche nos ahorraremos un montón de problemas. Si no montas unos neumáticos equivalentes no superarás la ITV, pero hasta entonces pondrás en peligro tu integridad y la del resto de usuarios de la vía.

Modificar los neumáticos es una opción viable y regulada por ley, siguiendo los pasos correctos no debe de producirnos problemas o dudas para su realización.

 

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

129 Respuestas a Homologación de neumáticos: llantas, equivalencias y normativa