Los defectos de la suspensión en la ITV

La suspensión es uno de los elementos clave a la hora de pasar la ITV. Cualquier defecto leve o grave en la suspensión puede suponer un peligro para los ocupantes del vehículo, de ahí que los inspectores de las estaciones presten atención especial a esta parte. El coche se situará en el banco de suspensión, y se someterá a unas vibraciones para medir la efectividad de los amortiguadores. Si uno de ellos no está en buen estados, el defecto se notará enseguida y el operario de la ITV tomará nota de ello.

Defectos leves de las suspensiones

No siempre tienen por qué impedirte superar la ITV, pero siempre es mejor cerciorarnos de que el coche no padece ninguno de estos defectos antes de ir a la estación para asegurarnos de que vamos a pasar la ITV. Hay tres defectos leves: la pérdida de aceite por un amortiguador -leve solo si en el banco de suspensión aparezca que el amortiguador está bien-, la falta o rotura del guardapolvos y una hoja de la ballesta rota, siempre que queden más hojas en perfecto estado.

Defectos graves de las suspensiones

Si con un -o algunos- defectos leves puedes pasar la ITV, si el inspector detecta defectos graves en las suspensiones emitirá una ITV desfavorable o negativa. Estos defectos graves se producen, entre otras cosas, cuando el banco de suspensión indica que está en mal estado, si los topes de suspensión están rotos o directamente no están, si los muelles están en mal estado o mal sujetos, cuando alguna rótula de suspensión o rótula de dirección presentan holguras o si algún componente de la suspensión está en mal estado, mal sujeto o lo has perdido.

También se consideran defectos graves si la barra estabilizadora, los trapecios o brazos oscilantes o los tirantes de suspensión están en mal estado o mal sujetos. Si una hoja de la ballesta podía estar rota -defecto leve-, cuando hay más de una hoja de la ballesta rota o si se han roto la ballesta maestra o contramaestra también se consideran defectos graves con los que no pasarás la ITV. Lo mismo pasa cuando se han roto las sujeciones o abrazaderas de las ballestas.

Suspensiones neumáticas, oleoneumáticas o hidrodinámicas

Más allá de las suspensiones convencionales que montan la mayoría de los coches, cada vez es más habitual encontrarnos con vehículos equipados con suspensiones neumáticas, oleoneumáticas o hidrodinámicas. Si es el caso de tu coche, deberías saber que para este tipo de suspensiones solo existen los defectos graves, entre los que también se incluyen los testigos de avería encendidos o cualquier fuga en el circuito de suspensión.

Consejos para que tus suspensiones pasen la ITV

Para asegurarnos de que pasaremos la inspección sin problemas no basta con conocer los defectos leves y graves en la ITV de las suspensiones, también es importante el buen mantenimiento del vehículo. Por eso mismo, revisaremos los amortiguadores cada 100.000 km., y en caso de tener que cambiarlos cambiaremos los dos a la vez, para que tengan la misma eficacia. Revisa el depósito de las suspensiones hidráulicas, y si ves que el guardapolvos está húmedo y muy sucio es fácil que sea por culpa de una fuga de aceite.

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Servicios ITV, Tecnología. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los defectos de la suspensión en la ITV

  1. Jose dijo:

    En un Citroen C4 Picasso 7 plazas ,cambiar balonas de suspensión neumática, por muelle helicoidales sin rebajar la altura del vehiculo es reforma de importancia?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *