Qué es la tarjeta de ITV electrónica y cómo funciona

¿Te suenan de algo las siglas eITV? Se trata de la nueva tarjeta de ITV electrónica, que sustituye la antigua ficha técnica, la famosa ficha verde, donde aparecían todos los datos del vehículo. Entre 2015 y 2016 Tráfico dejó de emitir estas fichas verdes, que se reemplazaron por la nueva tarjeta de inspección técnica electrónica.

Cuando vamos a pasar la ITV de nuestro vehículo ya no hace falta presentar la tarjeta ITV verde, todo está monitorizado y en la estación de la ITV tendrán acceso directo a toda la información de tu vehículo, aunque deberemos seguir llevando el resto de la documentación.

Qué es la tarjeta ITV electrónica, la nueva ficha técnica

La ITV electrónica es un documento que emiten los propios fabricantes de los vehículos. En ella aparecen los mismos datos que aparecían en la antigua ficha técnica a la que sustituyen, todas las características que sirven para identificar al vehículo: marca y modelo, número de bastidor, potencia, cilindrada, peso, tara del conjunto, número de plazas, matrícula, etc. En ella se reflejan tanto el resultado de las ITV obligatorias como las ITV que se hacen tras modificaciones que obligan a pasarla de nuevo.

Qué vehículos necesitan la ITV electrónica

Una de las preguntas más habituales que se hacen los conductores es qué vehículos deben tener la tarjeta de ITV electrónica, y la respuesta es relativamente simple: todos los vehículos nuevos, matriculados desde noviembre de 2015 o mayo 2016 según la categoría a la que pertenezcan. La clasificación ITV de vehículos tiene cuatro categorías: L (ciclomotores, motocicletas, quads, ciclomotores de tres ruedas), M (vehículos motorizados de 4 ruedas o más dedicados al transporte de pasajeros), N (dedicados al transporte de mercancías, como camiones y camionetas) y O (remolques y semiremolques).

Si tu vehículo se matriculó antes de noviembre de 2016, la tarjeta de ITV electrónica no te afecta. Estos vehículos continúan conservando la ficha técnica impresa en papel timbrado de color verde, de ahí que se conozca como ficha verde. Aunque poco a poco irá desapareciendo, es obligatorio que la presentes en la estación para tu cita con la ITV, ya que en ella aparecen todos los datos de tu vehículo, necesarios para la inspección.

Cómo conseguir la eITV

El cómo conseguir la ITV electrónica es fácil. El propio concesionario o fabricante envía los datos técnicos al Registro de Vehículos Prematriculados, y entonces Tráfico comprueba los datos y lo inscribe. Al fabricante le llegará el NIVE (Número de Identificación del Vehículo), e informará a la DGT sobre el comprador del vehículo. Una vez inscrito en el Registro de Vehículos Prematriculados llega la hora de matricularlo, para lo que Tráfico necesitará la solicitud de matriculación y el número NIVE.

Cuando la DGT valida estos datos de matriculación, los incluye en la ITV electrónica y se graban en el Registro General de Vehículos. Finalmente, el comprador del vehículo recibe la matrícula de su coche y el duplicado de tarjeta ITV, un requisito imprescindible, por ejemplo, para asegurar el vehículo. Este proceso es el mismo para conseguir los dos tipos de ITV electrónica que existen, la eITV B (vehículos de las categorías M, N y O) y la ITV electrónica BL (vehículos de la categoría O).

 

Ventajas de la ITV electrónica

La aparición de la ITV electrónica como sustituto de la tarjeta verde llega para facilitarle las cosas tanto a la administración como a los ciudadanos y a los propios fabricantes A nosotros, como compradores de vehículos, nos ayuda a recibirlo ante nuestro nuevo vehículo al reducirse el tiempo de matriculación, facilitando también las gestiones para liquidar los impuestos de matriculación. Supone una importante reducción de tiempos y costos a la hora de conseguir el duplicado de ficha técnica, agilizando el proceso para tener el coche a nuestra disposición.

 

Ventajas de la ITV electrónica para el fabricante

Todos los fabricantes e importadores de vehículos con presencia en España han empezado a emitir ITV electrónicas de tipo B. Igual que pasa con los compradores, los fabricantes se ahorran los viajes a la DGT para emitir las tarjetas de ITV y la matriculación de vehículos, además de no tener que enviar una copia física de la tarjeta a cada agente implicado. También les hace ganar en seguridad, ya que hasta ahora el robo de esta tarjeta significaba el robo del vehículo; y pueden rectificar o cancelar telemáticamente todos los datos aportados.

 

Ventajas de la ITV electrónica para la administración

La ITV electrónica supone una mayor productividad tanto para unos fabricantes que liberan antes el espacio de los coches vendidos en el concesionario como para las administraciones públicas, que agilizan todos los trámites de matriculación. También refuerzan aspectos tan importantes como la autenticidad, integridad y confidencialidad de los datos. Al ser un proceso telemático desde el principio, se evitan los errores y mejoran los mecanismos de control. Esto hace que sea más fácil comprobar fraudes o irregularidades tanto en la emisión de tarjetas de ITV electrónica como en la matriculación de los vehículos.

Esta entrada fue publicada en Beneficios de la ITV, Noticias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Qué es la tarjeta de ITV electrónica y cómo funciona

  1. lola dijo:

    buenos días , para hacer una transferencia de un vehiculo ante la dgt, cómo se presenta la ficha tecnica electronica?, antes se presentaba la ficha verde y ahora?.

    Muchas gracias
    lola

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *