Cómo aparcar en paralelo fácilmente

Esta maniobra de estacionamiento es una de las primeras lecciones que se enseñan en las autoescuelas y también es una de las que se hace especial hincapié cuando alguien está aprendiendo a conducir. De hecho, aparcar en paralelo (también conocido como aparcar en línea) es una de pruebas más frecuentes que suelen realizar los examinadores a quienes se están sacando el carnet de conducir.

No obstante, aunque estacionar es también algo totalmente típico y cotidiano para las millones de personas que circulan a diario en automóvil, se trata de una de las maniobras que más dificultades presenta para muchos conductores. Si es tu caso, estás de suerte ya que, si anteriormente te explicamos detenidamente todo lo que necesitabas saber para aparcar en batería, en este post encontrarás todas las claves para estacionar tu vehículo en paralelo. ¡Sigue leyendo!

Pasos a seguir para aparcar en paralelo

A continuación, vamos a explicarte los pasos que tienes que seguir para aparcar en línea de forma correcta y sin ningún problema. Para ello, nos basaremos en los cálculos del matemático Simon R. Blackburn (Universidad de Londres) quien estableció cual es, según los números, las forma más práctica y eficaz de estacionar en paralelo. Para ello:

  1. En primer lugar, alinea tu coche con el vehículo que se encuentra estacionado (delante de tu hueco) hasta que el eje de tu rueda trasera se encuentre en paralelo con el parachoques trasero del otro coche.
  2. Después, haz girar el volante (hasta que ya no puedas más) en la dirección a la que vas a estacionar tu vehículo.
  3. Una vez situado el volante en la posición indicada, haz marcha atrás y entra en el hueco disponible hasta que el eje de tu rueda trasera se encuentre a la altura de la parte exterior del coche de delante. Una vez en esta posición, quédate quieto endereza el volante.
  4. Nuevamente, da marcha atrás y sigue hasta que tu rueda trasera exterior alcance la línea de fuera del vehículo situado detrás de ti. Al llegar a esta posición, párate y gira el volante (hasta que ya no puedas más) hacia el lado opuesto al que vas a aparcar.
  5. Finalmente, tendrás que dar marcha atrás hasta que tu vehículo quede completamente estacionado en el hueco. Una vez en este punto, endereza el volante y haz ajustes para respetar la distancia entre los coches situados delante y detrás de tu vehículo (es posible que esto último no te resulte necesario).

No obstante, el inconveniente que presenta este sistema es que el conductor ha de conocer casi a la perfección su vehículo (dimensiones, ruedas, retrovisores) y tener facilidad a la hora de calcular los ángulos, las dimensiones y las referencias.

 

Aparcar en Paralelo

Consejos útiles para aparcar en línea

Para ayudarte un poco con esta maniobra, hemos seleccionado en este apartado una serie de consejos útiles e imprescindibles para aparcar en paralelo. Presta atención a todos ellos y no dudes en ponerlos en práctica si quieres estacionar tu vehículo a la perfección.

Trata de alinear tu retrovisor con el del vehículo de tu derecha:

  • Cuando tu coche es más pequeño que el de al lado, debes quedarte un poco por detrás de su retrovisor.
  • Ahora bien, si tu vehículo es más grande, debes adelantar su retrovisor por unos cuantos centímetros.

Al entrar en el hueco, gira siempre el volante todo lo que puedas y párate cuando la matrícula del coche de delante se encuentre de frente con tu luna delantera:

  • Si tu vehículo es de menor tamaño, colócate un poco hacia la izquierda.
  • Si tu coche es más grande, mejor sitúate unos cuantos centímetros a la derecha.

Finalmente, gira completamente de forma invertida el volante de tu vehículo y completa la maniobra de aparcamiento.

Por otro lado, te dejamos también otras recomendaciones a tener en cuenta antes de estacionar y una vez hayas aparcado tu vehículo:

  • Plegar el retrovisor situado junto a la carretera (o ambos retrovisores).
  • Comprobar que las ventanillas están subidas y el vehículo cerrado.
  • No estacionar cerca de contenedores o cubos de basura (posibles daños).
  • No aparcar bajo de árboles para evitar que le caigan excrementos de pájaros.

Pues bien, si sigues todos los consejos e indicaciones de este post no tendrás ningún problema a la hora de aparcar tu coche en cordón. De todas formas, estacionar es una de esas cosas que se perfeccionan con la experiencia, por lo que si todavía no lo dominas, ten un poco de paciencia porque pronto lo harás. ¡Tú puedes!

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Seguridad vial. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *