Cómo camperizar una furgoneta tú mismo

Si te gusta viajar y adoras la carretera, puede que alguna vez te hayas imaginado descubriendo nuevos horizontes en una furgoneta, sin un destino fijo  y durmiendo en la parte trasera. Quizás ya hayas oído hablar de ellas: son las conocidas como vehículo o furgoneta vivienda, furgoneta camper o motorhome, como los de los pilotos de Fórmula 1 y motociclismo.

Si te quieres lanzar al mundo de las furgonetas camperizadas, lo primero que debes saber es que tienes dos opciones: o compramos la furgoneta ya adaptada para ello o adaptamos una furgoneta que ya tengamos o de segunda mano. Si optas por la furgoneta casera, además de descubrir paso a paso cómo la puedes customizar, también te contamos cómo homologarla.

Cómo hacer la camperización paso a paso

Lógicamente, lo primero será elegir qué furgoneta vamos a camperizar. Entre los requisitos con los que debería cumplir están un buen motor, que el modelo ofrezca una gran fiabilidad y que sea fácil encontrar repuestos. También tendrás que elegir entre una furgoneta pequeña, más discreta, o una grande, que será mucho más espaciosa y cómoda, en especial para los viajes largos, pero que también consumirá más. Entre los mejores modelos están las Renault Kangoo o Traffic, Citroën Berlingo y Jumpy, pero hay más

El interior de la furgoneta: el aislamiento lo primero

Tan importante como elegir un buen vehículo, es hacer un diseño de cómo quedará su interior una vez la campericemos. Antes de empezar debes tener en cuenta tres puntos claves: el espacio del que dispones, qué muebles quieres incluir y que cualquier cambio no debe afectar a la seguridad del vehículo.

Sin embargo, lo primero que deberás hacer es aislar el interior del vehículo,  lo que te permitirá mantener una temperatura agradable en el interior tanto en verano como en invierno. Dependiendo del modelo que hayas adquirido, esta tarea será más sencilla.

En este sentido, los furgones industriales, sin ventanas, facilitan las cosas. En cualquier caso, aislar el habitáculo no es muy difícil. Existen diferentes materiales por los que puedes optar para aislar el habitáculo de tu furgoneta.

  • La lana de roca, uno de los aislantes más conocidos. Este material tiene también la ventaja de que es un aislante acústico, por lo que no sólo mantendrá la temperatura en el interior, sino que también te aislará contra el ruido exterior (algo muy recomendable si tienes previsto hacer viajes por cierta zonas transitadas). Puedes encontrar lana de roca en  la mayoría de tiendas de bricolaje.
  • Si no quieres forrar todo el interior de tu furgoneta con lana de roca, puedes optar por el  foam auto-adhesivo, muy fácil de colocar. También es un aislante termoacústico. En Internet puedes encontrar rollos de bastantes metros a buen precio.

Muchas camperizaciones han salido mal por culpa de fallos en el aislamiento, así que no deberías menospreciar este paso. La opción de combinar varios materiales también es una alternativa que debes tener en cuenta.

Elegir y colocar los muebles

Con tu furgoneta aislada, ya podrás medir correctamente el espacio exacto del que dispones para colocar los muebles.

Recuerda que el espacio es limitado, por lo que deberás optar por la funcionalidad sin olvidarte de que cada mueble que añadas o material que escojas, modificará el peso de tu furgoneta, lo que puede traducirse en un aumento del consumo. Por este motivo, ya vayas a fabricar tú los muebles, comprarlos en tiendas especializadas o recurrir a un profesional para que te los haga a medida, te recomendamos lo siguiente:

  • Utiliza  tableros finos, resistentes y ligeros. De esta manera, podrás tener confort, funcionalidad  aprovechando la máximo los espacios y no aumentarás de forma desproporcional el peso de tu vehículo.
  • Uno de los elementos más importantes de tu furgoneta es el espacio para dormir. La mayoría de actividades sociales las relizarás fuera, pero el domir, sólo podrás hacerlo dentro. Por este motivo te recomendamos que diseñes y elijas buenos materiales para tu espacio de descanso.

Furgoneta Camper

Otros puntos que debes considerar: electricidad, ventilación extra y  WC

Si vas a comprarte una furgoneta camperizada o tienes intención de modificar una, es porque planeas pasar tiempo en ella, así que no puedes dejar de pensar en detalles que te harán la estancia más cómoda:

  • Ten claras tus necesidades de eletricidad. Las baterías auxilares son una buena opción, pero también puedes pensar en instalar un panel solar.  Si instalas electrodomésticos, tienes luces en el interior o simplemente quieres cargar tu móvil o portátil sin recurrir a la batería del vehículo, tener una segunda fuente de electricidad es buena idea.
  • Puede que quieras añadir un punto de ventilación extra. Aunque hayas aislado correctamente el vehículo, en época de calor, tener un punto de ventilación extra, por ejemplo en el techo, puede ser una opción a estudiar.
  • No te olvides de valorar aspectos como la necesidades fisiológicas, así que puedes instalar un mini WC químico, muy útil sobre todo por la noche. 

 

Cómo homologar la furgoneta camper

Igual que pasa con cualquier vehículo, las furgonetas camperizadas están sujetas a la normativa relacionada con las ITV y si has reformado tu furgoneta para camperizarla estamos ante una de las consideradas reformas de importancia así que antes de empezar a recorrer mundo tendrás que homologar la camper, lo que pasa por superar la ITV extraordinaria. No puedes esperar a que le toque pasar la inspección a la furgoneta, deberás pasarla antes y la fecha de la próxima inspección también cambiará.

Pasar la ITV con la furgoneta camper

Lo primero de todo será pedir cita previa a la estación donde vayas a pasar la inspección y preparar toda la documentación ITV necesaria. Debes presentar el informe de conformidad de la casa oficial del vehículo, el proyecto de camperización realizado por un ingeniero colegiado y el certificado de montaje del taller especializado donde se haya hecho la reforma. Si has dejado la camperización en manos de una empresa especializada será mucho más fácil obtener todos estos certificados que si te has encargado tú en primera persona de todos los cambios.

Otra cosa es que para customizar tu furgoneta hayas utilizado sistemas de anclaje o similares que en ningún caso modifican los elementos de la furgoneta, en cuyo caso no habría que pasar ninguna ITV extraordinaria,  podrías pasar la ITV de furgoneta normal. Aunque lo habitual es camperizar una furgoneta, hay quien va más allá y se atreve con los monovolúmenes más grandes, como pueden ser el Renault Espace, el Ford Galaxy o el Peugeot 807. Ya seas de furgoneta o de monovolumen, una vez lo hayas adaptado para vivir en ella puedes empezar a disfrutar de tus viajes y vacaciones a tu ritmo, sin prisas, ni horarios, exprimiendo al máximo cada kilómetro.

Esta entrada fue publicada en En profundidad y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *