¿Qué es el número de bastidor del coche? Dónde está y como leerlo

Seguro que alguna vez has oído eso de que el número de bastidor del coche es como el DNI de tu vehículo, pero esa definición se queda corta. El número de bastidor, también conocido como el número VIN o el número de chasis es un número identificativo único y exclusivo para cada coche que se produce, cierto, pero es mucho más que eso. El número de bastidor contiene el historial del vehículo, cualquier dato de relevancia que puede interesarle a los conductores y a los posibles compradores del vehículo de segunda mano.

Cada revisión que pasa el coche, cada reparación que sufre quedan reflejadas en su historial, y al consultar el número de bastidor todas ellas aparecen reflejadas. Esto incluye los accidentes, cuántos kilómetros llevaba en cada inspección o revisión, si se ha dado de baja, si ha sido robado… Pero también nos sirve para identificar sus características principales, desde motor, caja de cambios y sistema de frenado o transmisión hasta la marca, el color e incluso la fecha de matriculación del vehículo, que no siempre coincide con la fecha de fabricación del coche ni tiene que ver con otros aspectos como la equivalencia de neumáticos.

Número de bastidor

Número de bastidor en coche

Cómo localizar el número de bastidor

Una de las preguntas más frecuentes entre los conductores es dónde está el número de bastidor de su propio coche, ya que cada fabricante lo coloca en un sitio diferente. Aún así, lo más fácil es que lo encontremos bajo el capó, en el compartimiento del motor o dentro del habitáculo (bajo el asiento del copiloto, en el salpicadero, en la puerta del conductor, etc.). Ante esas dificultades para localizar el número de bastidor, debes saber que también se refleja en la ficha técnica por lo que podemos consultarlo sin problemas en ella.

Cómo leer el número de bastidor

Ahora que ya sabemos qué es y dónde está el número de bastidor, solo nos falta saber cómo leer e interpretar las letras y cifras que aparecen en este código. Lo primero que debes saber es que tenemos dos modelos, el europeo y el estadounidense, aunque ambos formatos tienen similitudes. Según el fabricante de tu coche, el número de bastidor o VIN estará en un formato o en el otro. El sistema europeo se basa en la norma ISO 3779, y aunque el americano también respeta esta norma ISO es algo más estricto.

Desde 1981, todos los números de bastidor están compuestos por una serie de 17 caracteres que incluye los números del 0 al 9 y todas las letras salvo la I, la O, la Q y la Ñ. Para cada dato se utiliza un número o letra concreto, pero a la hora de reflejar el año de fabricación los coches fabricados entre 1980 y 2030 tienen asignada una letra, con la excepción de los producidos entre 2001 y 2009, cuando el año se reflejó con un número.

Número de bastidor europeo

Los tres primeros caracteres corresponden al código mundial del fabricante. El primero se refiere al país de fabricación (W en caso de los españoles), el segundo a la marca (Audi es la A, BMW la B, Volkswagen la W) y el tercero se refiere al fabricante. Entre las posiciones 4 y 9 se indica la serie, aunque el fabricante decide si rellena las sobrantes con letras o números. La posición 10 es para el año del modelo, la 11 para la planta de fabricación y del 12 al 17 se indica el número de producción.

Número de bastidor americano

Como en el caso europeo, las tres primeras posiciones del número de bastidor reflejan el código mundial del fabricante, y a partir de aquí empiezan las diferencias. A continuación encontramos una combinación de seis letras y números que describen el vehículo. Las cinco primeras se refieren a serie, tipo de motor y acabado, y la última al número de control. El dígito siguiente indica el año del modelo, a continuación aparece el de la planta de fabricación y los seis últimos corresponden al número de producción.

Para qué sirve comprobar el número de bastidor

Si vas a comprar cualquier coche de segunda mano, lo primero que deberías hacer es comprobar el número de bastidor para asegurarte de que no es un coche robado, y que concuerda con el número que aparece en la ficha técnica y en el resto de documentos del vehículo. De hecho, una de las pistas más evidentes de que el coche puede ser robado es que hayan intentado borrar el número de bastidor, o que directamente sea ilocalizable.

Comprobar el número de bastidor también es muy útil para los talleres, ya que además de obtener la información técnica del vehículo y sus antecedentes permite elaborar un presupuesto ajustado a la hora de afrontar reparaciones. Las aseguradoras, la propia administración o los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado también pueden aprovechar el número de chasis de los coches a la hora de hacer su trabajo.

Esta entrada fue publicada en Curiosidades del motor, En profundidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *