Inspección por cambio de servicio: qué es y cómo funciona

Cuando matriculamos un vehículo, este se destina a un cambio de servicio en concreto. Se le da una finalidad, que entre otras cosas determinará cada cuánto debe pasar la ITV. Sin embargo, si más tarde decides cambiar el servicio al que se destina el vehículo tendrás que seguir un protocolo que en ocasiones incluye una nueva inspección por cambio de servicio del vehículo. Además, deberás notificar el cambio de servicio a Tráfico, a Hacienda o al seguro.

Servicio del vehículo: el permiso de circulación

Al matricular todos los vehículos, se les asigna un código alfanumérico de tres caracteres con el que se identifica su servicio, y este se refleja en el permiso de circulación.

Normalmente es algo de lo que se ocupan en el concesionario donde hemos comprado el vehículo y no le damos importancia, pero si hacemos un cambio de vehículos entre particulares porque lo hemos comprado de segunda mano tendremos que asegurarnos de que está matriculado según el servicio que queremos y, si no es así, renovar el permiso de circulación añadiendo el cambio.

El primer caracter del código del permiso de circulación es una letra. La A significa que se trata de un vehículo de servicio público (el titular necesita permiso de la Administración para ejercer la actividad) y la B indica que ofrece un servicio particular.

Luego hay hasta 22 números, del 00 al 21, que indican la finalidad: autoescuelas, taxis, transporte escolar, alquiler con y sin conductor, policía, bomberos, vehículos agrícolas, vehículos para ferias, de mercancías perecederas, transporte escolar e incluso acondicionado para funcionar como vivienda.

Cuándo hay que pasar la inspección por cambio de servicio

Si tras el cambio de coche se produce un cambio de uso, destino, servicio o dedicación y el cambio de servicio exige una mayor frecuencia en las inspecciones o supone la modificación técnica del vehículo, tendrás que pasar una inspección extraordinaria por cambio de vehículo.

En la estación de la ITV se asegurarán de que las modificaciones se han hecho acorde a la normativa y que todo está en regla, y ellos mismos se encargarán de reflejar en la tarjeta ITV su nuevo uso, modificando el código alfanumérico inicial, y la fecha de la siguiente inspección.

Cuando el cambio de servicio llega antes de que el vehículo tenga que pasar la primera ITV o no exige ningún tipo de modificación técnica del vehículo, será suficiente con que en la propia estación donde pasas la ITV anoten el cambio de servicio en la tarjeta de la ITV.

Eso sí, tendrás que acudir a la propia estación con el vehículo para que determinen si basta con anotar en la ficha técnica el nuevo código o si el vehículo debe pasar la inspección técnica por cambio de servicio.

Otras inspecciones extraordinarias

La inspección por cambio de servicio es uno de los supuestos en los que tendremos que pasar una inspección técnica extraordinaria de nuestro vehículo, pero no el único. Un caso similar son las inspecciones previas para calificar la idoneidad de un vehículo para el transporte escolar y de menores, pero también son extraordinarias las inspecciones de los coches accidentados que han sufrido daños importantes o cuando se sospecha que el vehículo tiene un defecto grave que hace peligrosa su circulación o que ha sufrido una modificación de importancia.

A quién avisar en caso de cambio de servicio

Además de acudir a la estación ITV para saber si debes hacer o no la inspección por cambio de servicio y que actualicen la ficha técnica, deberás ir a Tráfico para que anoten el nuevo servicio del vehículo. También es posible que tengas que pagar algún nuevo impuesto, por lo que tendrás que avisar a Hacienda, y no te olvides de informar a tu seguro porque el precio también puede variar.

Esta entrada fue publicada en Consejos, En profundidad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *