¿Es buena idea comprar un coche procedente de renting?

Si estás pensando en adquirir un vehículo de segunda mano u ocasión en lugar de un coche nuevo es posible que te interese (y convenga) echar un vistazo a los coches de renting en venta.

Muchos conductores no lo saben, pero estos vehículos a menudo se ponen a la venta una vez finalizados sus contratos de arrendamiento. De este modo, se convierten en una excelente oportunidad para conseguir un coche completo y seminuevo a un buen precio.

¿Quieres saber más sobre esta opción? Te contamos qué son los vehículos de renting y cuáles son las ventajas de comprar uno de estos coches. ¡Sigue leyendo!

¿Sabes qué es un coche de renting?

Antes de nada, es muy importante que tengas claro que es un vehículo de renting y cómo funciona está modalidad cada vez más reclamada por los conductores.

Pues bien, el renting se basa en alquilar un coche por un tiempo determinado por la compañía (por ejemplo: un concesionario) que ofrece este servicio.

Por lo general, el período de tiempo de los contratos de renting suele rondar los 3 a 5 años.  Además, incluye una serie de condiciones para garantizar que sigue siendo un buen activo una vez finalizado el alquiler. Por ejemplo: tener un kilometraje cerrado, realizar revisiones periódicas, etc.

Una vez terminado el contrato de renting, por lo general, el conductor tiene la opción de quedarse el vehículo pagando una cantidad acordada.

Si no es el caso o si decide no quedárselo, es la propiedad quien puede ponerlo a la venta, normalmente por un precio bastante económico y a tener en cuenta.

Las 5 ventajas de comprar un coche procedente de renting

¿No sabes si adquirir un vehículo que ha sido alquilado durante sus primeros años de vida útil o un coche de segunda mano convencional?

No pasa nada, te ayudamos a decidirte con las 5 ventajas clave de comprar un coche procedente de renting. ¡No te lo pierdas!

Una cantidad de kilómetros muy aceptable

Efectivamente, como te hemos dicho antes, la mayoría de los contratos de renting exigen un número máximo de kilómetros a los arrendadores (normalmente entre los 10.000 y 45.000 km dependiendo del contrato).

¿Qué significa esto? Pues quiere decir que igual a los 3 años de vida del coche, una vez que se devuelve, el vehículo puede tener una cantidad de kilómetros más que aceptable. Por ejemplo: 35.000 km.

Un vehículo en condiciones óptimas

Así es, por lo general, un coche de renting está obligado por contrato a pasar todo tipo de revisiones periódicas y extraordinarias. Esto quiere decir que la empresa propietaria del coche quiere garantizar que se encuentra en las mejores condiciones en todo momento.

¿En qué te afecta a ti? Muy sencillo, un coche que ha sido cuidado y revisado y que cuenta con un historial de mantenimiento detallado de revisiones y reparaciones es mucho menos probable que genere problemas de algún tipo.

Sin embargo, cuando compras el coche de un particular no tienes las mismas garantías, ya que no sabes si hay algo oculto que no te ha querido decir.

Una buena relación calidad-precio

Es un hecho que los coches nuevos pierden su valor tan pronto como salen del concesionario.

¿Qué te queremos decir con esto? Que por muy nuevo y cuidado que esté el vehículo que proviene de renting, no deja de ser un coche con 3 a 5 años y un rodaje de kilómetros.

Por tanto, podrías dar con un coche seminuevo, cuidado y con pocos kilómetros por un precio muy inferior al del mismo vehículo en el concesionario. Sin duda, una excelente opción para presupuestos ajustados.

Garantía de fábrica (normalmente)

La mayoría de marcas de automóviles ofrecen garantías de 5 a 10 años siempre y cuando se realicen las revisiones y el mantenimiento en los talleres oficiales o autorizados.

Los coches de renting siempre suelen acudir a este tipo de talleres. Esto significa que es más que probable que si adquieres uno de estos vehículos todavía cuente con unos años de garantía del fabricante.

Un buen valor en caso de reventa

Teniendo en cuenta el registro de mantenimiento de un vehículo procedente de renting, su bajo kilometraje y el ahorro de comprar un coche seminuevo a bajo precio, tu automóvil seguirá teniendo un buen valor si decides revenderlo en un futuro.

Esto querrá decir que podrás darle un uso de 3-4 años a tu automóvil, venderlo más tarde como una inversión a medio plazo y adquirir otro coche nuevo o de ocasión. ¿Cómo lo ves?

Artículos relacionados
Esta entrada fue publicada en Consejos, Motor. Guarda el enlace permanente.