Los neumáticos y la ITV: defectos y requisitos

¿Cuántas veces habremos oído eso de que antes de iniciar un viaje largo con el coche hay que mirar la presión de los neumáticos y asegurarnos que el dibujo tiene la profundidad reglamentaria? Pues eso mismo se puede aplicar a la ITV de cualquier vehículo. No importa si estamos hablando de una moto, un coche, una furgoneta, un camión o un vehículo agrícola, en la ITV te mirarán las ruedas y las llantas, el pack completo, pero a día de hoy todavía hay conductores que se preguntan cómo pasan la ITV los neumáticos.

Defectos en los neumáticos

Lo primero que debes saber es que los neumáticos no tienen defectos leves, así que si el inspector detecta cualquier anomalía en los neumáticos no superarás la ITV. Los neumáticos son de las pocas partes del coche donde no hay defectos leves que te permitan pasar la ITV, pero también debemos ser conscientes que son la única parte del vehículo que está en contacto con la carretera, así que por nuestra seguridad deberíamos extremar las precauciones y cuidados de los neumáticos.

De esta manera, en los neumáticos podemos padecer defectos graves o muy graves. Si el defecto es grave, la ITV será desfavorable así que podrás salir de la estación al volante pero solo para ir y volver al taller para subsanar el defecto antes de pasar de nuevo la revisión. En cambio, cuando los defectos son muy graves y la ITV negativa tendrás que recurrir a una grúa que remolque el vehículo hasta el taller y que luego lo devuelva a la estación de la ITV para pasar una nueva inspección y comprobar que los defectos se han subsanado.

Inspección de neumáticos en la ITV

Cualquier parte del vehículo debe estar manipulada por un profesional, ya que de lo contrario puede ser que estemos ante un neumático mal montado, uno de los defectos graves habituales. Otra causa de defecto grave es el montaje de neumáticos diferentes en el mismo eje: los neumáticos que monta cada eje deben ser idénticos, del mismo tipo y con la misma contraseña de homologación -luego hablaremos de la homologación de los neumáticos-. No cumplir con este principio también supone la suspensión de la ITV.

El desgaste y el grosor son un aspecto muy importante. La normativa dice que la profundidad de las  ranuras principales de la banda de rodadura debe ser superior a 1,6 milímetros -4 en los de invierno-. Además del dibujo mínimo, el desgaste de las ruedas debe ser similar. Unas ruedas gastadas de forma diferente, con un desgaste irregular fruto de su uso con demasiado o poco aire, pueden provocar estas deformaciones. Tampoco pasarás la ITV si hay bultos, grietas, roturas, cables o lonas al descubierto.

Neumáticos sin homologar

Hay conductores que de deciden equipar su vehículo con neumáticos de medidas diferentes a las que vienen de serie. Este cambio de neumáticos se considera reforma del vehículo, y se debe homologar. Lo primero es montar neumáticos equivalentes, por lo que el diámetro aumentará o disminuirá menos del 3%, el índice de carga y el código de velocidad deben ser igual o superior al del neumático de serie y el perfil de la llanta de montaje debe corresponder al neumático montado.

Si estás pensando en modificar el tamaño de los neumáticos de tu vehículo, consulta nuestro artículo sobre homologación y equivalencia de neumáticos donde encontrarás toda la información necesaria para comprobar si los neumáticos con los que vas a equiparlo son compatibles o no. Sobra decir que el hecho de circular con unos neumáticos sin homologación es uno de los defectos más graves que podemos cometer, y tenemos el suspenso en la ITV asegurado.

Consejos para que los neumáticos pasen la ITV

Si no vas a pasar la revisión pre ITV, al menos asegúrate de que tienen la presión correcta y de que el dibujo tiene profundidad suficiente para superar la ITV. Conviene revisar la presión cada cierto tiempo para alargar la vida útil del dibujo, evitando deformaciones que te impedirán parar la ITV y que además son peligrosas. Si te fijas en el dibujo, en esos 1,6 milímetros aparecen testigos avisando que la vida útil del neumático ha llegado a su fin, y que es la hora de cambiarlo. Siempre elegiremos un neumático nuevo, tendrá mejor agarre que uno viejo de marca que nos ofrezcan.

Ya hemos dicho que debes asegurarte de que los neumáticos del mismo eje deben ser iguales. Esto pasa por ser de la misma marca, tener el mismo dibujo, la misma medida y los mismos índices de velocidad y carga. Para comprobar los códigos de carga y velocidad, fíjate en las cifras que aparecen junto a la medida del neumático. Asegúrate también de que coinciden con los números que hay en la documentación del vehículo. De lo contrario no pasarás la ITV. Una vez hechas estas comprobaciones, puedes ir a la ITV seguro de que los neumáticos están en buen estado.

Esta entrada fue publicada en Consejos, En profundidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *