Las ITV de cóches kilómetro cero y su primera inspección

A la hora de comprar un coche nuevo no todo son vehículos a estrenar. Podemos comprar coches seminuevos (menos de dos años de antigüedad y 25.000 km.), pero también está los vehículos de ocasión o los coches de kilómetro 0. Un coche de kilómetro 0 ha sido matriculado por el concesionario o el fabricante, aunque está nuevo y a estrenar, aunque algún coche de km. 0 sí que puede haber rodado menos de 100 km. En cualquier caso, la ITV de un coche de kilómetro 0 tiene sus peculiaridades.

Cuando pasan la ITV los coches de kilómetro 0

Una de las cosas que debes tener claras es que la fecha de matriculación determina cuando será la primera inspección del vehículo. Al ser vehículos matriculados con antelación a la compra tendrás que consultar la documentación del vehículo para certificar la fecha en que el concesionario o el propio fabricante del vehículo lo matricularon. Esta diferencia entre fechas es muy importante, ya que en ocasiones podemos estar hablando de meses y si pasas la ITV tarde porque te guías por la fecha de compra te arriesgas a una multa por circular con la ITV caducada.

El hecho de que se trate de un coche matriculado no solo afectará a la primera ITV que pases, sino que también puede determinar la periodicidad con que tengas que superarla. Por ejemplo, si quien lo haya matriculado le ha dado la categoría de alquiler sin conductor tendrás que pasar la primera ITV a los dos años, hasta los 5 será anual y a partir de entonces semestral. Una periodicidad más reducida como esta implica muchas más inspecciones que un turismo de uso particular, con el gasto que implica.

Coches kilómetro cero

Las ofertas de coches kilómetro cero pueden ocultar problemas con la ITV

Para que no te salga caro, en la ficha técnica del vehículo se indica la clasificación del vehículo. Es uno de los primeros datos que aparecen en la también llamada tarjeta ITV, y esa clasificación es la que determinará la periodicidad con la que pasará la ITV.

La fecha de la primera matriculación, la que decidirá tu primera cita con el taller de la ITV, está en el permiso de circulación. Por eso antes de dar el paso y comprar un vehículo de kilómetro 0 conviene consultar la documentación y asegurarnos de cuál fue la fecha de matriculación y su categoría.

Tipos de coche kilómetro 0 e inspección

Vaya por delante que los coches nuevos son los que nos venden sin matricular, así que un coche de kilómetro 0 no entraría técnicamente en la definición de coche nuevo aunque lleve 0 km. Así, no hay que afrontar los gastos de matriculación como pasa con los coches nuevos. Entre ellos se incluye el coche nuevo en stock, los vehículos expuestos en el concesionario sin matricular pero listo para vender, por lo que el conductor no puede elegir sus características o equipamiento.

Tampoco deberías confundir un vehículo de kilómetro 0 con un coche de gerencia o un coche de ocasión. En los tres casos el concesionario nos venderá el vehículo matriculado, por lo que tampoco tendremos que hacer frente a esos gastos de matriculación -de ahí que el precio sea inferior-, pero ya han sido utilizados. Los coches de gerencia cuentan con un kilometraje reducido, ya que ha pasado por manos de trabajadores de la empresa en cortos periodos de tiempo, mientras que los de ocasión han tenido un propietario y más de dos años. Su kilometraje puede variar.

Con los coches de gerencia y demostración o con los vehículos de ocasión nos encontramos en la misma situación que en los vehículos de kilómetro 0: han sido matriculados con antelación a la fecha de compra, así que a la hora de parar la primera inspección técnica tendremos que consultar la fecha de matriculación para asegurarnos de que la pasamos a tiempo y no circular sin la ITV, con los riesgos que conlleva.

Esta entrada fue publicada en Consejos, En profundidad y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *